LECTURAS DEL MIÉRCOLES IX DEL T. ORDINARIO 6 DE JUNIO


Cuando resuciten de entre los muertos, ni los hombres tendrán mujer ni las mujeres marido, sino que serán como los ángeles del cielo.




RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN RAFAEL GUÍZAR Y VALENCIA


SAN MARCELINO CHAMPAGNAT


ANTÍFONA DE ENTRADA (Lc 12, 42)


Este es el siervo prudente y fiel, a quien el Señor puso al frente de su familia.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, que en tu inefable providencia elegiste a san José por esposo de la santísima Madre de tu Hijo, concédenos tener como intercesor en el cielo a quien veneramos como protector en la tierra. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Reaviva el don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos.


De la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo: 1,1-3. 6-12


Pablo, apóstol de Jesucristo por voluntad de Dios, conforme a la promesa de vida que hay en Cristo Jesús, a Timoteo, hijo querido. Te deseo la gracia, la misericordia y la paz de Dios Padre y de Cristo Jesús, Señor nuestro.

 
Cuando de noche y de día te recuerdo en mis oración es, le doy gracias a Dios, a quien sirvo con una conciencia pura, como lo aprendí de mis antepasados. Por eso te recomiendo que reavives el don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos. Porque el Señor no nos ha dado un Espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de moderación. No te avergüences, pues, de dar testimonio de nuestro Señor, ni te avergüences de mí, que estoy preso por su causa. Al contrario, comparte conmigo los sufrimientos por la predicación del Evangelio, sostenido por la fuerza de Dios. Él nos ha salvado y nos ha llamado a llevar una vida santa, no por nuestros méritos, sino por su propia determinación y por la gracia que nos ha sido dada, en Cristo Jesús, desde toda la eternidad. Esta gracia es la que se ha manifestado ahora con el advenimiento de nuestro Salvador, Jesucristo, quien ha destruido la muerte e irradiado la vida y la inmortalidad por medio del Evangelio, del que he sido nombrado predicador, apóstol y maestro.
 
Por este motivo soporto esta prisión, pero no me da vergüenza, porque se en quien he puesto mi confianza, y estoy seguro de que El con su poder cuidará, hasta el último día, lo que me ha encomendado.


Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 122

R/. En ti, Señor, tengo fijos mis ojos.

En ti, Señor, que habitas en lo alto, fijos los ojos tengo, como fijan sus ojos en las manos de su Señor, los siervos. R/.
Así como la esclava en su Señora tiene fijos los ojos, fijos están en el Señor los nuestros hasta que Dios se apiade de nosotros. R/.


ACLAMACIÓN (Jn 11, 25. 26)




R/. Aleluya, aleluya.

Yo soy la resurrección y la vida, dice el Señor; el que cree en mí no morirá para siempre. R/.


Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.


Del santo Evangelio según san Marcos: 12,18-27


En aquel tiempo, fueron a ver a Jesús algunos de los saduceos, los cuales afirman que los muertos no resucitan, y le dijeron: "Maestro, Moisés nos dejó escrito que si un hombre muere dejando a su viuda sin hijos, que la tome por mujer el hermano del que murió, para darle descendencia a su hermano. Había una vez siete hermanos, el primero de los cuales se casó y murió sin dejar hijos. El segundo se casó con la viuda y murió también, sin dejar hijos; lo mismo el tercero. Los siete se casaron con ella y ninguno de ellos dejo descendencia. Por último, después de todos, murió también la mujer. El día de la resurrección, cuando resuciten de entre los muertos, ¿de cuál de los siete será mujer? Porque fue mujer de los siete".

Jesús les contesto: "Están en un error, porque no entienden las Escrituras ni el poder de Dios. Pues cuando resuciten de entre los muertos, ni los hombres tendrán mujer ni las mujeres marido, sino que serán como los ángeles del cielo. Y en cuanto al hecho de que los muertos resucitan, ¿acaso no han leído en el libro de Moisés aquel pasaje de la zarza, en que Dios le dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob! Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Están, pues, muy equivocados".

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Por intercesión de san José, a quien confiaste la misión de cuidar de tu Unigénito como padre, te pedimos, Señor, que nos concedas poder ofrecerte dignamente este sacrificio de alabanza. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 25, 21)


Muy bien, siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu Señor.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Renovados con este Sacramento que da vida, te rogamos, Señor, que nos concedas vivir para ti en justicia y santidad, a ejemplo y por intercesión de san José, el varón justo y obediente que contribuyo con sus servicios a la realización de tus grandes misterios. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Published in: on 5 junio, 2012 at 3:12  Dejar un comentario  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 641 seguidores