LECTURAS DE DOMINGO II DE CUARESMA 1 DE MARZO (MORADO)


Jesús subió con ellos a un monte alto y se transfiguró en su presencia.








ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 26, 8-9)

 

Mi corazón me habla de ti diciendo: "Buscad su rostro". Tu faz estoy buscando, Señor; no me escondas tu rostro.


No se dice Gloria.


ORACIÓN COLECTA


Señor Dios, que nos mandaste escuchar a tu  Hijo muy amado, dígnate  alimentarnos íntimamente con tu palabra, para que, que, ya purificada nuestra mirada interior, nos alegremos  en la contemplación de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


El sacrificio de nuestro patriarca Abraham.


Del libro del Génesis: 22, 1-2. 9-13. 15-18



En aquel tiempo, Dios le puso una prueba a Abraham y le dijo: "¡Abraham, Abraham!". El respondió: "Aquí estoy". Y Dios le dijo: "Toma a tu hijo único, Isaac, a quien tanto amas; vete a la región de Moria y ofrécemelo en sacrificio, en el monte que yo te indicaré".


Cuando llegaron al sitio que Dios le había señalado, Abraham levantó un altar y acomodó la leña. Luego ató a su hijo Isaac, lo puso sobre el altar, encima de la leña, y tomó el cuchillo para degollarlo.

 

Pero el ángel del Señor lo llamó desde el cielo y le dijo: "¡Abraham, Abraham!". Él contestó: "Aquí estoy". El ángel le dijo: "No descargues la mano contra tu hijo, ni le hagas daño. Ya veo que temes a Dios, porque no le has negado a tu hijo único".

 

Abraham levantó los ojos y vio un carnero, enredado por los cuernos en la maleza. Atrapó el carnero y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo.

 

El ángel del Señor volvió a llamar a Abraham desde el cielo y le dijo: "Juro por mí mismo, dice el Señor, que por haber hecho esto y no haberme negado a tu hijo único, yo te bendeciré y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y las arenas del mar. Tus descendientes conquistarán las ciudades enemigas. En tu descendencia serán bendecidos todos los pueblos de la tierra, porque obedeciste a mis palabras". 


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.



Del salmo 115


R/. Siempre confiaré en el Señor.


Aun abrumado de desgracias, siempre confié en Dios. A los ojos del Señor es muy penoso que mueran sus amigos. R/.

 

De la muerte, Señor, me has librado, a mí, tu esclavo e hijo de tu esclava. Te ofreceré con gratitud un sacrificio e invocaré tu nombre. R/.

 

Cumpliré mis promesas al Señor ante todo su pueblo, en medio de su templo santo, que está en Jerusalén. R/.


Dios nos entregó a su propio Hijo.


De la carta del apóstol san Pablo a los romanos: 8, 31-34


Hermanos: Si Dios está a nuestro favor, ¿quién estará en contra nuestra? El que no nos escatimó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no va a estar dispuesto a dárnoslo todo, junto con su Hijo? ¿Quién acusara a los elegidos de Dios? Si Dios mismo es quien los perdona, ¿quién será el que los condene? ¿Acaso Jesucristo, que murió, resucitó y está a la derecha de Dios para interceder por nosotros?


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.



ACLAMACIÓN (cfr. Mt 17, 5)





R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.


En el esplendor de la nube se oyó la voz del Padre, que decía: "Este es mi Hijo amado; escúchenlo". R/.


Éste es mi Hijo amado.


Del santo Evangelio según san Marcos: 9, 2-10


En aquel tiempo, Jesús tomó aparte a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos a un monte alto y se transfiguró en su presencia. Sus vestiduras se pusieron esplendorosamente blancas, con una blancura que nadie puede lograr sobre la tierra. Después se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.


Entonces Pedro le dijo a Jesús:

 

"Maestro, ¡qué a gusto estamos aquí! Hagamos tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". En realidad no sabía lo que decía, porque estaban asustados.

 

Se formó entonces una nube, que los cubrió con su sombra, y de esta nube salió una voz que decía: "Éste es mi Hijo amado; escúchenlo". En ese momento miraron alrededor y no vieron a nadie sino a Jesús, que estaba solo con ellos.

 

Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó que no contaran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos. Ellos guardaron esto en secreto, pero discutían entre sí qué querría decir eso de "resucitar de entre los muertos".


Palabra del Señor.


Gloria a ti, Señor Jesús.


Credo


PLEGARIA UNIVERSAL



En Jesús, en su cruz, está nuestra vida y la de la humanidad entera. Por eso ahora, llenos de fe, oramos confiadamente para que esa vida alcance a todo el mundo.


Después de cada petición diremos (cantando):Señor, ten piedad (o bien: Kyrie, eléison).


Para que  toda la Iglesia viva con fe y espíritu de conversión  este tiempo de Cuaresma. Oremos.

 

Para que los que se preparan para el Bautismo o la Confirmación vivan intensamente el camino que están realizando. Oremos.

 

Para que cuantos tienen autoridad en y en México busquen el bienestar para todos los ciudadanos y la paz. Oremos.

 

Para que los jóvenes puedan encontrar trabajos que les permitan vivir, y nadie deba temer por el futuro. Oremos.

 

Para que todos nosotros amemos cada día más a Jesucristo. Oremos.


Escucha, Señor, nuestra oración, y ten piedad de nosotros. Tú que vives y reinas por los siglos…


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Te rogamos, Señor, que estos dones borren nuestros pecados y  santifiquen el cuerpo y  el alma de tus fieles, para celebrar dignamente las fiestas pascuales. Por Jesucristo, nuestro Señor.


PREFACIO



En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.


Porque él mismo, después de anunciar su muerte a los discípulos, les mostró en el monte santo el esplendor de su gloria, para testimoniar, de acuerdo con la ley y los profetas, que la pasión es el camino de la resurrección.

 

Por eso, como los ángeles te cantan en el cielo, así nosotros en la tierra te aclamamos, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo…


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 17, 5)

 

Éste es mi Hijo amado, en quien tengo puestas mis complacencias; escúchenlo.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Al recibir, Señor, este glorioso sacramento, queremos darte gracias de todo corazón porque así nos permites participar ya de los bienes del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.



ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

 

Bendice, Señor, a tus fieles con una bendición perpetua, y haz que de tal manera acojan el Evangelio de tu Hijo, que puedan debida y felizmente desear y alcanzar la gloria que él manifestó a los apóstoles. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Anuncios
Published in: on 28 febrero, 2015 at 15:52  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://palabradediosdiaria.wordpress.com/2015/02/28/lecturas-de-domingo-ii-de-cuaresma-1-de-marzo-morado/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: