LECTURAS DEL DOMINGO XVII DEL T. ORDINARIO 26 DE JULIO (VERDE)


"Aquí hay un muchacho que trae cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, ¿qué es eso para tanta gente?"

 

 

clip_image001

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA PADRES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 67, 6. 7. 36

 

Dios habita en su santuario; Él nos hace habitar juntos en su casa; es la fuerza y el poder de su pueblo.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Señor Dios, protector de los que en ti confían, sin ti, nada es fuerte, ni santo; multiplica sobre nosotros tu misericordia para que, bajo tu dirección, de tal modo nos sirvamos ahora de los bienes pasajeros, que nuestro corazón esté puesto en los bienes eternos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Comerán y todavía sobrará.

 

clip_image002

Del segundo libro de los Reyes 4, 42-44

 

En aquellos días, llegó de Baal-Salisá un hombre que traía para el siervo de Dios, Eliseo, como primicias, veinte panes de cebada y grano tierno en espiga. Entonces Eliseo dijo a su criado: "Dáselos a la gente para que coman". Pero él le respondió: "¿Cómo voy a repartir estos panes entre cien hombres?". Eliseo insistió: "Dáselos a la gente para que coman, porque esto dice el Señor: ‘Comerán todos y sobrará’". El criado repartió los panes a la gente; todos comieron y todavía sobró, como había dicho el Señor.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 144

 

clip_image003

R/. Bendeciré al Señor eternamente.

 

Que te alaben, Señor, todas tus obras y que todos tus fieles te bendigan. Que proclamen la gloria de tu reino y den a conocer tus maravillas. R/.

 

A ti, Señor, sus ojos vuelven todos y tú los alimentas a su tiempo. Abres, Señor, tus manos generosas y cuantos viven quedan satisfechos. R/.

 

Siempre es justo el Señor en sus designios y están llenas de amor todas sus obras. No está lejos de aquellos que lo buscan; muy cerca está el Señor de quien lo invoca. R/.

 

Un solo cuerpo, un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo.

 

clip_image005

De la carta del apóstol san Pablo a los efesios 4,1-6

 

Hermanos: Yo, Pablo, prisionero por la causa del Señor, los exhorto a que lleven una vida digna del llamamiento que han recibido. Sean siempre humildes y amables; sean comprensivos y sopórtense mutuamente con amor; esfuércense en mantenerse unidos en el espíritu con el vínculo de la paz.

 

Porque no hay más que un solo cuerpo y un solo Espíritu, como también una sola es la esperanza del llamamiento que ustedes han recibido. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que reina sobre todos, actúa a través de todos y vive en todos.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

ACLAMACIÓN Lc 7, 16

 

clip_image006

 

 

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Un gran profeta ha surgido entre nosotros, Dios ha visitado a su pueblo. R/.

 

Jesús distribuyó el pan a los que estaban sentados, hasta que se saciaron.

 

clip_image007Del santo Evangelio según san Juan 6, 1-15

 

En aquel tiempo, Jesús se fue a la otra orilla del mar de Galilea o lago de Tiberíades. Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía curando a los enfermos. Jesús subió al monte y se sentó allí con sus discípulos.

 

Estaba cerca la Pascua, festividad de los judíos. Viendo Jesús que mucha gente lo seguía, le dijo a Felipe: "¿Cómo compraremos pan para que coman éstos?". Le hizo esta pregunta para ponerlo a prueba, pues Él bien sabía lo que iba a hacer. Felipe le respondió: "Ni doscientos denarios de pan bastarían para que a cada uno le tocara un pedazo de pan". Otro de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: "Aquí hay un muchacho que trae cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, ¿qué es eso para tanta gente?" Jesús le respondió: "Díganle a la gente que se siente". En aquel lugar había mucha hierba. Todos, pues, se sentaron ahí; y tan sólo los hombres eran unos cinco mil.

 

Enseguida tomó Jesús los panes, y después de dar gracias a Dios, se los fue repartiendo a los que se habían sentado a comer. Igualmente les fue dando de los pescados todo lo que quisieron. Después de que todos se saciaron, dijo a sus discípulos: "Recojan los pedazos sobrantes, para que no se desperdicien". Los recogieron y con los pedazos que sobraron de los cinco panes llenaron doce canastos. Entonces la gente, al ver el signo que Jesús había hecho, decía: "Éste es, en verdad, el profeta que habría de venir al mundo". Pero Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró de nuevo a la montaña, él solo.

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Credo

 

PLEGARIA UNIVERSAL

 

Presentemos nuestras peticiones a Dios, nuestro Padre, para que su salvación llegue a todos los confines del mundo.

 

Después de cada petición diremos: Te rogamos, óyenos.

 

– Para que los cristianos tengamos siempre hambre de Jesucristo, que es nuestro camino y nuestra luz. Oremos.

 

– Para que, como Jesús, trabajemos para que llegue a todas las personas y a todos los países el alimento necesario para vivir, y nadie quede excluido de los bienes de este mundo, como Dios quiere. Oremos.

 

– Para que den buen fruto las actividades para niños y jóvenes que en este tiempo se realizan en las parroquias y grupos de Iglesia. Oremos.

 

– Para que estemos bien dispuestos hacia nuestros hermanos que son discriminados, o que son mal vistos, o que han tomado malas decisiones en la vida. Oremos.

 

– Para que este tiempo sea también favorable para la oración y una mayor relación con Dios. Oremos.

 

Escucha, Padre, nuestra oración, y muéstranos tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Recibe, Señor, los dones que por tu generosidad te presentamos, para que, por el poder de tu gracia, estos sagrados misterios santifiquen toda nuestra vida y nos conduzcan a la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio para los domingos del Tiempo ordinario.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Sal 102, 2

 

Bendice alma mía al Señor, y no te olvides de tus beneficios.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Habiendo recibido, Señor, el sacramento celestial, memorial perpetuo de la pasión de tu Hijo, concédenos que este don, que él mismo nos dio con tan inefable amor, nos aproveche para nuestra salvación eterna. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

Anuncios
Published in: on 25 julio, 2015 at 15:55  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://palabradediosdiaria.wordpress.com/2015/07/25/lecturas-del-domingo-xvii-del-t-ordinario-26-de-julio-verde/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Enviado desde Yahoo Mail en Android


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: