LECTURAS DEL SÁBADO II DE PASCUA 9 DE ABRIL (BLANCO)


El les dijo: "Soy yo, no tengan miedo".

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN DEMETRIO DE TESALÓNICA MÁRTIR

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 29, 12

 

Cambiaste mi llanto en gozo, Señor, y me vestiste de fiesta. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios nuestro, que con la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, has llenado el mundo de alegría, concédenos, por la intercesión de su Madre, la Virgen María, obtener la felicidad de la vida eterna. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Eligieron siete hombres llenos del Espíritu Santo.

 

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 6, 1-7

 

En aquellos días, como aumentaba mucho el número de los discípulos, hubo ciertas quejas de los judíos griegos contra los hebreos, de que no se atendía bien a sus viudas en el servicio de caridad de todos los días.

 

Los Doce convocaron entonces a la multitud de los discípulos y les dijeron: "No es justo que, dejando el ministerio de la palabra de Dios, nos dediquemos a administrar los bienes. Escojan entre ustedes a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a los cuales encargaremos este servicio. Nosotros nos dedicaremos a la oración y al servicio de la palabra".

 

Todos estuvieron de acuerdo y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Pármenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y éstos, después de haber orado, les impusieron las manos.

 

Mientras tanto, la palabra de Dios iba cundiendo; en Jerusalén se multiplicaba grandemente el número de los discípulos. Incluso un grupo numeroso de sacerdotes había aceptado la fe.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 32

 

clip_image003

R. El Señor cuida de aquellos que lo temen. Aleluya.

 

Que los justos aclamen al Señor; es propio de los justos alabarlo. Demos gracias a Dios, al son del arpa, que la lira acompañe nuestros cantos. R/.

 

Sincera es la palabra del Señor y todas sus acciones son leales. El ama la justicia y el derecho, la tierra llena está de sus bondades. R/.

 

Cuida el Señor de aquellos que lo temen yen su bondad confían; los salva de la muerte y en épocas de hambre les da vida. R/.

 

ACLAMACIÓN

 

clip_image004

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Resucitó Cristo, que creó todas las cosas y se compadeció de todos los hombres. R/.

 

Vieron a Jesús caminando sobre las aguas.

 

clip_image005

Del santo Evangelio según san Juan: 6, 16-21

 

Al atardecer del día de la multiplicación de los panes, los discípulos de Jesús bajaron al lago, se embarcaron y empezaron a atravesar hacia Cafarnaúm. Ya había caído la noche y Jesús todavía no los había alcanzado. Soplaba un viento fuerte y las aguas del lago se iban encrespando.

 

Cuando habían avanzado unos cinco o seis kilómetros, vieron a Jesús caminando sobre las aguas, acercándose a la barca, y se asustaron. Pero él les dijo: "Soy yo, no tengan miedo". Ellos quisieron recogerlo a bordo y rápidamente la barca tocó tierra en el lugar a donde se dirigían.

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Recibe, Padre santo, la ofrenda de nuestra humildad que, llenos de alegría, te presentamos al celebrar la conmemoración de la santísima Virgen María y concédenos que, asociados al sacrificio de Cristo, recibamos el consuelo en la vida presente y los gozos de la salvación eterna. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

Prefacio de santa María Virgen.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN

 

Alégrate, Virgen Madre, porque Cristo ha resucitado del sepulcro. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Fortalecidos con los sacramentos pascuales, te rogamos, Señor, que quienes celebramos la memoria de la Madre de tu Hijo, manifestemos la vida de Jesús en nuestra carne mortal. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 8 abril, 2016 at 15:44  Comments (1)  

LECTURAS DEL VIERNES II DE PASCUA 8 DE ABRIL (BLANCO)


Viendo Jesús que mucha gente lo seguía, le dijo a Felipe: "¿Cómo compraremos pan para que coman éstos?"

 

 

clip_image002

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN DIONISIO DE CORINTO OBISPO

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Ap 5, 9-10

 

Señor, con tu Sangre has rescatado a hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación, y has hecho de nosotros un reino de sacerdotes para Dios. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios nuestro, tú que eres luz y esperanza de los corazones sinceros, concédenos que sepamos dirigirnos a ti con una oración confiada y ofrecerte siempre el homenaje de nuestra alabanza. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Los apóstoles se retiraron del sanedrín, felices de haber padecido ultrajes por el nombre de Jesús.

 

clip_image003

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 5, 34-42

 

En aquellos días, un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley y respetado por todo el pueblo, se levantó en el sanedrín, mandó que hicieran salir por un momento a los apóstoles y dijo a la asamblea:

 

"Israelitas, piensen bien lo que van a hacer con esos hombres. No hace mucho surgió un tal Teudas, que pretendía ser un caudillo, y reunió unos cuatrocientos hombres. Fue ejecutado, dispersaron a sus secuaces y todo quedó en nada. Más tarde, en la época del censo, se levantó Judas el Galileo y muchos lo siguieron. Pero también Judas pereció y se desbandaron todos sus seguidores. En el caso presente, yo les aconsejo que no se metan con esos hombres; suéltenlos. Porque si lo que se proponen y están haciendo es de origen humano, se acabará por sí mismo. Pero si es cosa de Dios, no podrán ustedes deshacerlo. No se expongan a luchar contra Dios".

 

Los demás siguieron su consejo: mandaron traer a los apóstoles, los azotaron, les prohibieron hablar en nombre de Jesús y los soltaron. Ellos se retiraron del sanedrín, felices de haber padecido aquellos ultrajes por el nombre de Jesús.

Y todos los días enseñaban sin cesar y anunciaban el Evangelio de Cristo Jesús, tanto en el templo como en las casas.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 26

 

clip_image004

R. El Señor es mi luz y mi salvación. Aleluya.

 

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién voy a tenerle miedo? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién podrá hacerme temblar? R/.

 

Lo único que pido, lo único que busco, es vivir en la casa del Señor toda mi vida, para disfrutar las bondades del Señor y estar continuamente en su presencia. R/.

 

La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Ármate de valor y fortaleza y en el Señor confía. R/.

 

ACLAMACIÓN  Mt 4, 4

 

clip_image005

 

 

 

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios. R/.

 

Jesús distribuyó el pan a los que estaban sentados, hasta que se saciaron.

 

clip_image007

Del santo Evangelio según san Juan: 6, 1-15

 

En aquel tiempo, Jesús se fue a la otra orilla del mar de Galilea o lago de Tiberíades. Lo seguía mucha gente, porque habían visto las señales milagrosas que hacía curando a los enfermos. Jesús subió al monte y se sentó allí con sus discípulos.

 

Estaba cerca la Pascua, festividad de los judíos. Viendo Jesús que mucha gente lo seguía, le dijo a Felipe: "¿Cómo compraremos pan para que coman éstos?" Le hizo esta pregunta para ponerlo a prueba, pues él bien sabía lo que iba a hacer. Felipe le respondió: "Ni doscientos denarios de pan bastarían para que a cada uno le tocara un pedazo de pan". Otro de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: "Aquí hay un muchacho que trae cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, ¿qué es eso para tanta gente?" Jesús le respondió: "Díganle a la gente que se siente". En aquel lugar había mucha hierba. Todos, pues, se sentaron ahí; y tan sólo los hombres eran unos cinco mil.

 

Enseguida tomó Jesús los panes, y después de dar gracias a Dios, se los fue repartiendo a los que se habían sentado a comer. Igualmente les fue dando de los pescados todo lo que quisieron. Después de que todos se saciaron, dijo a sus discípulos: "Recojan los pedazos sobrantes, para que no se desperdicien". Los recogieron y con los pedazos que sobraron de los cinco panes llenaron doce canastos.

 

Entonces la gente, al ver la señal milagrosa que Jesús había hecho, decía: "Este es, en verdad, el profeta que habría de venir al mundo". Pero Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró de nuevo a la montaña, Él solo.

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Recibe, Señor, con bondad, estas ofrendas de tu familia santa, para que, con la ayuda de tu protección, conserve los dones recibidos y llegue a poseer los eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Rm 4, 25

 

Cristo fue condenado a muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Protege, Señor, con amor constante a quienes has salvado, para que, una vez redimidos por la pasión de tu Hijo, se llenen ahora de alegría por su resurrección. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

Published in: on 7 abril, 2016 at 15:13  Comments (1)  

LECTURAS DEL JUEVES II DE PASCUA 7 DE ABRIL (BLANCO) O MEMORIA DE SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE


El que cree en el Hijo tiene vida eterna.

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE SACERDOTE FUNDADOR

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 67, 8-9. 20

 

Cuando saliste, Señor, al frente de tu pueblo, y le abriste camino a través del desierto, la tierra se estremeció y hasta los cielos dejaron caer su lluvia. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios nuestro, que llevaste a cabo el sacrificio pascual para que el mundo obtuviera la salvación, escucha las súplicas de tu pueblo, y haz que, intercediendo por nosotros Cristo, nuestro Pontífice, por su humanidad, que comparte con nosotros, nos reconcilie, y por su divinidad, que lo hace igual a ti, nos perdone. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

O San Juan Bautista de la Salle Memoria. Ver al final.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Nosotros somos testigos de todo esto, y también lo es el Espíritu Santo.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 5, 27-33

 

En aquellos días, los guardias condujeron a los apóstoles ante el sanedrín, y el sumo sacerdote los reprendió, diciéndoles: "Les hemos prohibido enseñar en nombre de ese Jesús; sin embargo, ustedes han llenado a Jerusalén con sus enseñanzas y quieren hacernos responsables de la sangre de ese hombre".

 

Pedro y los otros apóstoles replicaron: "Primero hay que obedecer a Dios y luego a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien ustedes dieron muerte colgándolo de la cruz. La mano de Dios lo exaltó y lo ha hecho jefe y salvador, para dar a Israel la gracia de la conversión y el perdón de los pecados. Nosotros somos testigos de todo esto y también lo es el Espíritu Santo, que Dios ha dado a los que lo obedecen".

 

Esta respuesta los exasperó y decidieron matarlos.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 33

 

clip_image003

R/. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor. Aleluya.

 

Bendeciré al Señor a todas horas; no cesará mi boca de alabarlo. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor. Dichoso el hombre que se refugia en él. R/.

 

En contra del malvado está el Señor para borrar de la tierra su recuerdo; escucha, en cambio, al hombre justo y lo libra de todas sus congojas. R/.

 

El Señor no está lejos de sus fieles y levanta a las almas abatidas. Muchas tribulaciones pasa el justo, pero de todas ellas Dios lo libra. R/.

 

ACLAMACIÓN  Jn 20, 29

 

clip_image004

 

 

 

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Tomás, tú crees, porque me has visto. Dichosos los que creen sin haberme visto, dice el Señor. R/.

 

El Padre ama a su Hijo y todo lo ha puesto en sus manos.

 

clip_image005

Del santo Evangelio según san Juan: 3, 31-36

 

El que viene de lo alto está por encima de todos; pero el que viene de la tierra pertenece a la tierra y habla de las cosas de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. Da testimonio de lo que ha visto y oído, pero nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz. Aquel a quien Dios envió habla las palabras de Dios, porque Dios le ha concedido sin medida su Espíritu.

 

El Padre ama a su Hijo y todo lo ha puesto en sus manos. El que cree en el Hijo tiene vida eterna. Pero el que es rebelde al Hijo no verá la vida, porque la cólera divina perdura en contra de él.

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Suba hasta ti, Señor, nuestra oración, acompañada por estas ofrendas, para que, purificados por tu bondad, nos dispongas para celebrar el sacramento de tu inmenso amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I-V de Pascua

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 28, 20

 

Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Dios todopoderoso y eterno, que, por la resurrección de Cristo, nos has hecho renacer a la vida eterna, multiplica en nosotros el efecto de este sacramento pascual, e infunde en nuestros corazones el vigor que comunica este alimento de salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

MISA EN LA MEMORIA DE SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE

 

clip_image006

 

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Mt 5, 19

 

El que cumpla mis mandamientos y enseñe a cumplirlos, será grande en el Reino de los cielos, dice el Señor. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios nuestro, que elegiste a san Juan Bautista de la Salle para educar cristianamente a la juventud, suscita en tu Iglesia maestros que se consagren de todo corazón a la formación humana y cristiana de los jóvenes. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Que te sea aceptable, Señor, la ofrenda de tu pueblo santo en la conmemoración de san Juan Bautista de la Salle, y concede que, por la participación en este sacramento, demos pruebas de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 8, 12

 

El que me sigue no camina en la oscuridad, y tendrá la luz de la vida, dice el Señor. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Que esta santa comunión, Dios todopoderoso, nos fortalezca, para que, a ejemplo de san Juan Bautista de la Salle, podamos manifestar, tanto en nuestro corazón como con nuestras obras, el amor fraterno y el esplendor de la verdad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 6 abril, 2016 at 15:33  Comments (1)  

LECTURAS DEL MIÉRCOLES II DE PASCUA 6 DE ABRIL (BLANCO)


Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único…

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN PRUDENCIO DE TROYES OBISPO

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 17, 50; 21, 23

 

Te alabaré, Señor, ante las naciones y anunciaré tu nombre a mis hermanos. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Al conmemorar cada año los misterios por los que devolviste a la naturaleza humana su dignidad original y le infundiste la esperanza de la resurrección, te suplicamos, Señor, confiadamente, que en tu clemencia, nos concedas recibir con perpetuo amor lo que conmemoramos llenos de fe. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Los hombres que habían metido en la cárcel están en el templo, enseñando al pueblo.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 5, 17-26

 

En aquellos días, el sumo sacerdote y los de su partido, que eran los saduceos, llenos de ira contra los apóstoles, los mandaron aprehender y los metieron en la cárcel. Pero durante la noche, un ángel del Señor les abrió las puertas, los sacó de ahí y les dijo: "Vayan al templo y pónganse a enseñar al pueblo todo lo referente a esta nueva vida". Para obedecer la orden, se fueron de madrugada al templo y ahí se pusieron a enseñar.

 

Cuando llegó el sumo sacerdote con los de su partido convocaron al sanedrín, es decir, a todo el senado de los hijos de Israel, y mandaron traer de la cárcel a los presos. Al llegar los guardias a la cárcel, no los hallaron y regresaron a informar: "Encontramos la cárcel bien cerrada y a los centinelas en sus puestos, pero al abrir no encontramos a nadie adentro".

 

Al oír estas palabras, el jefe de la guardia del templo y los sumos sacerdotes se quedaron sin saber qué pensar; pero en ese momento llegó uno y les dijo: "Los hombres que habían metido en la cárcel están en el templo, enseñando al pueblo".

 

Entonces el jefe de la guardia, con sus hombres, trajo a los apóstoles, pero sin violencia, porque temían ser apedreados por el pueblo.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 33

 

clip_image004R/. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor. Aleluya.

 

Bendeciré al Señor a todas horas, no cesará mi boca de alabarlo. Yo me siento orgulloso del Señor que se alegre su pueblo al escucharlo. R/.

 

Proclamemos la grandeza del Señor y alabemos todos juntos su poder. Cuando acudí al Señor, me hizo caso y me libró de todos mis temores. R/.

 

Confía en el Señor y saltarás de gusto, jamás te sentirás decepcionado, porque el Señor escucha el clamor de los pobres y los libra de todas sus angustias. R/.

 

Junto a aquellos que temen al Señor el ángel del Señor acampa y los protege. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor. Dichoso el hombre que se refugia en él. R/.

 

ACLAMACIÓN  Jn 3, 16

 

clip_image005

 

 

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que el que crea en él, tenga vida eterna. R/.

 

Dios envió a su Hijo al mundo para que el mundo se salve por él.

 

clip_image006Del santo Evangelio según san Juan: 3, 16-21

 

"Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga la vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por él. El que cree en él no será condenado; pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el Hijo único de Dios.

 

La causa de la condenación es ésta: habiendo venido la luz al mundo, los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. Todo aquel que hace el mal, aborrece la luz y no se acerca a ella, para que sus obras no se descubran. En cambio, el que obra el bien conforme a la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Dios nuestro, que por el santo valor de este sacrificio nos hiciste participar de tu misma y gloriosa vida divina, concédenos que, así como hemos conocido tu verdad, de igual manera vivamos de acuerdo con ella. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I-V de Pascua

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Jn 15, 16. 19

 

Yo los elegí del mundo, dice el Señor, y los destiné para que vayan y den fruto, y su fruto permanezca. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Señor, muéstrate benigno con tu pueblo, y ya que te dignaste alimentarlo con los misterios celestiales, hazlo pasar de su antigua condición de pecado a una vida nueva. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 5 abril, 2016 at 16:06  Comments (1)  

LECTURAS DEL MARTES II DE PASCUA 5 DE ABRIL (BLANCO)


No te extrañes de que te haya dicho: Tienen que renacer de lo alto.

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN VICENTE FERRER PRESBÍTERO

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Ap 19, 7.6

 

Alegrémonos, regocijémonos y demos gracias, porque el Señor, nuestro Dios omnipotente, ha empezado a reinar. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Te pedimos, Dios todopoderoso, que nos concedas anunciar la victoria de Cristo, resucitado, para que alcancemos en plenitud los bienes eternos, cuyo anticipo hemos recibido. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Tenían un solo corazón y una sola alma.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 4, 32-37

 

La multitud de los que habían creído tenía un solo corazón y una sola alma; todo lo poseían en común y nadie consideraba suyo nada de lo que tenía.

 

Con grandes muestras de poder, los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús y todos gozaban de gran estimación entre el pueblo. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían terrenos o casas, los vendían, llevaban el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles, y luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno.

 

José, levita nacido en Chipre, a quien los apóstoles llamaban Bernabé (que significa hábil para exhortar), tenía un campo; lo vendió y puso el dinero a disposición de los apóstoles.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 92

 

clip_image003

R/. El Señor es un rey magnífico. Aleluya.

 

Tú eres, Señor, el rey de todos los reyes. Estás revestido de poder y majestad. Tú mantienes el orbe y no vacila. Eres eterno, y para siempre está firme tu trono. R/.

 

Muy dignas de confianza son tus leyes y desde hoy y para siempre, Señor, la santidad adorna tu templo. R/.

 

ACLAMACIÓN  Cfr. Jn 3, 15

 

clip_image005

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

El Hijo del hombre debe ser levantado en la cruz, para que los que creen en él tengan vida eterna. R/.

 

Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo.

 

clip_image006

Del santo Evangelio según san Juan: 3, 7-15

 

En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: "No te extrañes de que te haya dicho: Tienen que renacer de lo alto’. El viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así pasa con quien ha nacido del Espíritu". Nicodemo le preguntó entonces: "¿Cómo puede ser esto?"

 

Jesús le respondió: "Tú eres maestro de Israel, ¿y no sabes esto? Yo te aseguro que nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio. Si no creen cuando les hablo de las cosas de la tierra, ¿cómo creerán si les hablo de las celestiales? Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo. Así como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Concédenos, Señor, vivir siempre llenos de gratitud por estos misterios pascuales que celebramos, para que, continuamente renovados por su acción, se conviertan para nosotros en causa de eterna felicidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Lc 24, 46.26

 

Era necesario que Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos, y así entrara luego en su gloria. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Señor y Dios nuestro, escucha nuestras oraciones, para que la participación en los sacramentos de nuestra redención nos ayude en la vida presente y nos alcance las alegrías eternas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 4 abril, 2016 at 16:26  Comments (1)  

LECTURAS DEL LUNES II DE PASCUA 4 DE ABRIL SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR (BLANCO)

 

"Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo".

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN ISIDORO DE SEVILLA OBISPO Y DOCTOR DE LA IGLESIA

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Hb 10, 5. 7

 

Cristo dijo, al entrar en el mundo: aquí estoy, Dios mío; vengo para cumplir tu voluntad.

 

Se dice Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios nuestro, que quisiste que tu Palabra, asumiera la realidad de nuestra carne en el seno de la Virgen María, concede a quienes proclamamos a nuestro Redentor como verdadero Dios y verdadero hombre, que merezcamos participar de su naturaleza divina. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Cuando la Anunciación se celebra en el Tiempo Pascual:

 

Miguel y sus ángeles pelearon contra el dragón.

 

clip_image002

Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 12, 7-12

 

En el cielo se trabó una gran batalla: Miguel y sus ángeles pelearon contra el dragón. El dragón y sus ángeles lucharon ferozmente, pero fueron vencidos y arrojados del cielo para siempre.

 

Así, el dragón, que es la antigua serpiente, la que se llama Diablo y Satanás, la que engaña al mundo entero, fue precipitado a la tierra, junto con sus ángeles.

 

Entonces yo, Juan, oí en el cielo una voz poderosa, que decía: “Ha sonado la hora de la victoria de nuestro Dios, de su dominio y de su reinado, y del poder de su Mesías, porque ha sido reducido a la impotencia el que de día y de noche acusaba a nuestros hermanos, delante de Dios. Pero ellos lo han vencido por medio de la sangre del Cordero y por el testimonio que dieron, pues su amor a la vida no les impidió aceptar la muerte. Por eso, alégrense los cielos y todos los que en ellos habitan”.

 

Palabra de Dios.

 

R. Te alabamos, Señor.

 

 

Del salmo 137

 

clip_image003

R/. De todo corazón te damos gracias, Señor. Aleluya.

 

De todo corazón te damos gracias, Señor, porque escuchaste nuestros ruegos. Te cantaremos delante de tus ángeles, te adoraremos en tu templo. R/.

 

Señor, te damos gracias por tu lealtad y por tu amor: siempre que te invocamos nos oíste y nos llenaste de valor. R/.

 

Que todos los reyes de la tierra te reconozcan, al escuchar tus prodigios. Que alaben tus caminos, porque tu gloria es inmensa. R/.

 

En tu libro se me ordena hacer tu voluntad.

 

clip_image004

De la carta a los hebreos: 10, 4-10

 

Hermanos: Es imposible que la sangre de toros y machos cabríos pueda borrar los pecados. Por eso, al entrar al mundo, Cristo dijo, conforme al salmo: No quisiste víctimas ni ofrendas; en cambio, me has dado un cuerpo. No te agradaron los holocaustos ni los sacrificios por el pecado; entonces dije—porque a mí se refiere la Escritura—: "Aquí estoy, Dios mío; vengo para hacer tu voluntad".

 

Comienza por decir: No quisiste víctimas ni ofrendas, no te agradaron los holocaustos ni los sacrificios por el pecado —siendo así que es lo que pedía la ley—; y luego añade: ‘Aquí estoy, Dios mío; vengo para hacer tu voluntad".

 

Con esto, Cristo suprime los antiguos sacrificios, para establecer el nuevo. Y en virtud de esta voluntad, todos quedamos santificados por la ofrenda del cuerpo de Jesucristo, hecha una vez por todas.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

ACLAMACIÓN Jn 1, 14

 

clip_image005

 

 

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros y hemos visto su gloria. R/.

 

Concebirás y darás a luz un hijo.

 

clip_image006

Del santo Evangelio según san Lucas: 1, 26-38

 

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón de la estirpe de David, llamado José. La virgen se llamaba María. Entró el ángel a donde ella estaba y le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo". Al oír estas palabras, ella se preocupó mucho y se preguntaba qué querría decir semejante saludo.

 

El ángel le dijo: "No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios. Vas a concebir y a dar a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, y él reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reinado no tendrá fin".

 

María le dijo entonces al ángel: "¿Cómo podrá ser esto, puesto que yo permanezco virgen?" El ángel le contestó: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso, el Santo, que va a nacer de ti, será llamado Hijo de Dios. Ahí tienes a tu parienta Isabel, que a pesar de su vejez, ha concebido un hijo y ya va en el sexto mes la que llamaban estéril, porque no hay nada imposible para Dios". María contestó: "Yo soy la esclava del Señor; cúmplase en mí lo que me has dicho". Y el ángel se retiró de su presencia.

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti Señor Jesús.

 

Se dice Credo. Todos se arrodillan a las palabras y por obra.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Dios todopoderoso, dígnate aceptar los dones de tu Iglesia, que reconoce su origen en la encarnación de tu Unigénito, y concédele celebrar con gozo sus misterios en esta solemnidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

PREFACIO

 

El misterio de la Encarnación.

 

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.

 

A quien primero acogió la Virgen santísima por la fe cuando el ángel le anunció que por obra del Espíritu Santo habría de nacer entre los hombres, para que los hombres se salvaran. Y a quien luego llevó, llena de amor, en sus purísimas entrañas, cumpliendo así la verdad de las promesas que Dios hizo a Israel y colmando de manera admirable la esperanza de todos los pueblos.

 

Por él, los coros de los ángeles adoran tu grandeza y se alegran eternamente en tu presencia. Permítenos asociarnos a sus voces cantando humildemente tu alabanza:

Santo, Santo, Santo…

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Is 7, 14

 

Miren: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien le pondrá el nombre de Emmanuel.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Señor, por esta comunión fortalece en nosotros la verdadera fe, para que, cuantos proclamamos que el Hijo de la Virgen María es verdadero Dios y verdadero hombre, lleguemos a la alegría eterna por el poder salvador de su resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 3 abril, 2016 at 16:55  Comments (2)  

LECTURAS DEL DOMINGO II DE LA OCTAVA DE PASCUA O DE LA DIVINA MISERICORDIA 3 DE ABRIL (BLANCO)


"¡Señor mío y Dios mío!" Jesús añadió: "Tú crees porque me has visto; dichosos los que creen sin haber visto".

 

 

clip_image002

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN RICARDO DE CHICHESTER OBISPO

 

ANTÍFONA DE ENTRADA 4 Esd 2, 36-37

 

Abran el corazón con alegría, y den gracias a Dios , que los ha llamado al Reino de los cielos. Aleluya.

 

Se dice Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios de eterna misericordia, que reanimas la fe de este pueblo a ti consagrado con la celebración anual de las fiestas pascuales, aumenta en nosotros los dones de tu gracia, para que todos comprendamos mejor la excelencia del bautismo que nos ha purificado, la grandeza del Espíritu que nos ha regenerado y el precio de la Sangre que nos ha redimido. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Crecía el número de los creyentes en el Señor.

 

clip_image003

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles: 5, 12-16

 

En aquellos días, los apóstoles realizaban muchas señales milagrosas y prodigios en medio del pueblo. Todos los creyentes solían reunirse, por común acuerdo, en el pórtico de Salomón. Los demás no se atrevían a juntárseles, aunque la gente los tenía en gran estima.

 

El número de hombres y mujeres que creían en el Señor iba creciendo de día en día, hasta el punto de que tenían que sacar en literas y camillas a los enfermos y ponerlos en las plazas, para que, cuando Pedro pasara, al menos su sombra cayera sobre alguno de ellos.

 

Mucha gente de los alrededores acudía a Jerusalén y llevaba a los enfermos y a los atormentados por espíritus malignos, y todos quedaban curados.


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 117

 

clip_image005

R/. La misericordia del Señor es eterna. Aleluya.

Diga la casa de Israel: "Su misericordia es eterna". Diga la casa de Aarón: "Su misericordia es eterna". Digan los que temen al Señor: "Su misericordia es eterna". R/.

 

Querían a empujones derribarme, pero Dios me ayudó. El Señor es mi fuerza y mi alegría, en el Señor está mi salvación R/.

 

La piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. Esto es obra de la mano del Señor, es un milagro patente. Éste es el día del triunfo del Señor, día de júbilo y de gozo. R/.

 

Estuve muerto y ahora , como ves, estoy vivo para siempre.

 

clip_image006

Lectura del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 1, 9-11. 12-13.17-19

 

Yo, Juan, hermano y compañero de ustedes en la tribulación, en el Reino y en la perseverancia en Jesús, estaba desterrado en la isla de Patmos, por haber predicado la palabra de Dios y haber dado testimonio de Jesús

 

Un domingo caí en éxtasis y oí a mis espaldas una voz potente, como de trompeta, que decía. "Escribe en un libro lo que veas y envíalo a las siete comunidades cristianas de Asia". Me volví para ver quién me hablaba, y al volverme, vi siete lámparas de oro, y en medio de ellas, un hombre vestido de larga túnica, ceñida a la altura del pecho, con una franja de oro.

 

Al contemplarlo, caí a sus pies como muerto; pero él, poniendo sobre mí la mano derecha, me dijo: "No temas. Yo soy el primero y el último; yo soy el que vive. Estuve muerto y ahora, como ves, estoy vivo por los siglos de los siglos. Yo tengo las llaves de la muerte y del más allá. Escribe lo que has visto, tanto sobre las cosas que están sucediendo, como sobre las que sucederán después". Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.


El hombre vestido de larga túnica dispone de poder extraordinario. Como primero y último, señorea sobre la plenitud del tiempo y de la historia. Él nos alienta a rendir nuestro testimonio profético.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

SECUENCIA opcional

 

 

ACLAMACIÓN (Jn 20, 29)

 

clip_image008

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

 

Tomás, tú crees porque me has visto; dichosos los que creen sin haberme visto, dice el Señor. R/.

 

 

Ocho días después, se les apareció Jesús.

 

clip_image010

Del santo Evangelio según san Juan: 20, 19-31

 

Al anochecer del día de la resurrección, estando cerradas las puertas de la casa donde se hallaban los discípulos, por miedo a los judíos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes". Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Cuando los discípulos vieron al Señor, se llenaron de alegría. De nuevo les dijo Jesús: "La paz esté con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo". Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: "Reciban el Espíritu Santo. A los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar".

 

Tomás, uno de los Doce, a quien llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuando vino Jesús, y los otros discípulos le decían: "Hemos visto al Señor". Pero él les contestó: "Si no veo en sus manos la señal de los clavos y si no meto mi dedo en los agujeros de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré".

 

Ocho días después, estaban reunidos los discípulos a puerta cerrada y Tomás estaba con ellos. Jesús se presentó de nuevo en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes". Luego le dijo a Tomás: "Aquí están mis manos; acerca tu dedo. Trae acá tu mano, métela en mi costado y no sigas dudando, sino cree". Tomás le respondió: "¡Señor mío y Dios mío!" Jesús añadió: "Tú crees porque me has visto; dichosos los que creen sin haber visto".

 

Otros muchos signos hizo Jesús en presencia de sus discípulos, pero no están escritos en este libro. Se escribieron éstos para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengan vida en su nombre.

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Se dice Credo.

 

PLEGARIA UNIVERSAL

 

Oremos a Jesús resucitado, rostro de la misericordia del Padre.

 

Después de cada petición diremos: Jesús resucitado, escúchanos.

 

Por la Iglesia. Que nunca se canse de de ofrecer misericordia y sea siempre paciente en el confortar y perdonar. Oremos.

 

Por quienes recibirán durante este Tiempo de Pascua los sacramentos de la Iniciación Cristiana: el Bautismo, la Confirmación o  la  primera Eucaristía. Oremos.

 

Por los obispos mexicanos. Que Cristo resucitado los asista en su reunión de esta semana. Oremos.

 

Por todos nosotros, reunidos como cada domingo, convocados por Cristo resucitado. Que él mismo nos dé la alegría, la paz, la fuerza de su Espíritu. Oremos.


Escucha, Jesús resucitado, nuestras oraciones, y derrama tu amor sobre nosotros. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Recibe, Señor, las ofrendas de tu pueblo (y de los recién bautizados), para que, renovados por la confesión de tu nombre y por el bautismo, consigamos la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I de Pascua (en este día)

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Jn 20, 27

 

Jesús dijo a Tomás: Acerca tu mano, toca los agujeros que dejaron los clavos y no seas incrédulo, sino creyente. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Dios todopoderoso, concédenos que la gracia recibida en este sacramento pascual permanezca siempre en nuestra vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne. Para despedir al pueblo se canta o se dice Pueden ir en paz, aleluya, aleluya. A lo cual se responde Demos gracias a Dios, aleluya, aleluya.

 

Published in: on 2 abril, 2016 at 15:50  Comments (2)  

LECTURAS DEL SÁBADO DE LA OCTAVA DE PASCUA 2 DE ABRIL (BLANCO)


Por último, se apareció Jesús a los Once.

 

 

clip_image002

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN FRANCISCO DE PAULA EREMITA Y FUNDADOR

 

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 104, 43)

 

El Señor liberó a su pueblo y lo llenó de alegría; al pueblo elegido lo colmó de júbilo. Aleluya.

 

Se dice Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios nuestro, que, con la abundancia de tu gracia, no cesas

de aumentar en todos los pueblos el número de los que creen en ti, mira propicio a tus elegidos y haz que, renacidos ya por el sacramento del bautismo, queden un día revestidos de gozosa inmortalidad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

No podemos callar lo que hemos visto y oído.

 

clip_image004

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 4, 13-21

 

En aquellos días, los sumos sacerdotes, los ancianos y los escribas, se quedaron sorprendidos al ver el aplomo con que Pedro y Juan hablaban, pues sabían que eran hombres del pueblo sin ninguna instrucción. Ya los habían reconocido como pertenecientes al grupo que andaba con Jesús, pero no se atrevían a refutarlos, porque ahí estaba de pie, entre ellos, el hombre paralítico que había sido curado. Por consiguiente, les mandaron que salieran del sanedrín, y ellos comenzaron a deliberar entre sí: "¿Qué vamos a hacer con estos hombres? Han hecho un milagro evidente, que todo Jerusalén conoce y que no podemos negar; pero a fin de que todo esto no se divulgue más entre el pueblo, hay que prohibirles con amenazas hablar en nombre de Jesús". Entonces mandaron llamar a Pedro y a Juan y les ordenaron que por ningún motivo hablaran ni enseñaran en nombre de Jesús. Ellos replicaron: "Digan ustedes mismos si es justo delante de Dios obedecerlos a ustedes antes que a Dios. Nosotros no podemos dejar de contar lo que hemos visto y oído". Los miembros del sanedrín repitieron las amenazas y los soltaron, porque no encontraron la manera de castigarlos, ya que el pueblo entero glorificaba a Dios por lo sucedido.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

 

Del salmo 117

 

clip_image006

R/. La diestra del Señor ha hecho maravillas. Aleluya.

Te damos gracias, Señor, porque eres bueno, porque tu misericordia es eterna. El Señor es mi fuerza y mi alegría; en el Señor está mi salvación. Escuchemos el canto de victoria que sale de la casa de los justos: R/.

 

"La diestra del Señor es poderosa, la diestra del Señor es nuestro orgullo". No moriré, continuaré viviendo para contar lo que el Señor ha hecho. Me castigó, me castigó el Señor, pero no me abandonó a la muerte. R/.

 

Ábranme las puertas del templo, que quiero entrar a dar gracias a Dios. Ésta es la puerta del Señor y por ella entrarán los que le viven fieles. Te doy gracias, Señor, pues me escuchaste y fuiste para mí la salvación. R/.

 

 

SECUENCIA opcional

 

 

ACLAMACIÓN (Sal 117, 24)

 

clip_image008

R/. Aleluya, aleluya.

 

 

Éste es el día del triunfo del Señor, día de júbilo y de gozo. R/.

 

 

Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio.

 

clip_image010

Del santo Evangelio según san Marcos: 16, 9-15

 

Habiendo resucitado al amanecer del primer día de la semana, Jesús se apareció primero a María Magdalena, de la que había arrojado siete demonios. Ella fue a llevar la noticia a los discípulos, los cuales estaban llorando, agobiados por la tristeza; pero cuando la oyeron decir que estaba vivo y que lo había visto, no le creyeron.

Después de esto, se apareció en otra forma a dos discípulos, que iban de camino hacia una aldea. También ellos fueron a anunciarlo a los demás; pero tampoco a ellos les creyeron.

 

Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no les habían creído a los que lo habían visto resucitado. Jesús les dijo entonces: "Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Concédenos, Señor, vivir siempre llenos de gratitud por estos misterios pascuales que celebramos, para que, continuamente renovados por su acción, se conviertan para nosotros en causa de eterna felicidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I de Pascua (en este día)

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Ga 3, 27)

 

Todos ustedes que han sido bautizados en Cristo, se han revestido de Cristo. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Dirige, Señor, tu mirada compasiva sobre tu pueblo, al que te has dignado renovar con estos misterios de vida eterna, y concédele llegar un día a la gloria incorruptible de la resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

 

La despedida se hace como en el día de Pascua.

 

Published in: on 1 abril, 2016 at 15:19  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL VIERNES DE LA OCTAVA DE PASCUA 1 DE ABRIL (BLANCO)


Jesús se les apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades.

 

 

clip_image002

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN HUGO DE GRENOBLE OBISPO

 

ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Sal 77, 53)

 

El Señor liberó a su pueblo y lo llenó de esperanza, y a sus enemigos los sumergió en el mar. Aleluya.

 

Se dice Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios todopoderoso y eterno, que estableciste el misterio pascual como alianza de la reconciliación humana, concédenos manifestar en las obras lo que celebramos con fe. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Ningún otro puede salvarnos.

 

clip_image004

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 4, 1-12

 

En aquellos días, mientras Pedro y Juan hablaban al pueblo, se presentaron los sacerdotes, el jefe de la guardia del templo y los saduceos, indignados porque los apóstoles enseñaban al pueblo y anunciaban que la resurrección de los muertos se había verificado en la persona de Jesús. Los aprehendieron, y como ya era tarde, los encerraron en la cárcel hasta el día siguiente. Pero ya muchos de los que habían escuchado sus palabras, unos cinco mil hombres, habían abrazado la fe.

 

 

Al día siguiente, se reunieron en Jerusalén los jefes del pueblo, los ancianos y los escribas, el sumo sacerdote Anás, Caifás, Juan, Alejandro y cuantos pertenecían a las familias de los sumos sacerdotes. Hicieron comparecer ante ellos a Pedro y a Juan y les preguntaron: "¿Con qué poder o en nombre de quién han hecho todo esto?"

 

Pedro, lleno del Espíritu Santo, dijo: "Jefes del pueblo y ancianos: Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, para saber cómo fue curado, sépanlo ustedes y sépalo todo el pueblo de Israel: este hombre ha quedado sano en el nombre de Jesús de Nazaret, a quien ustedes crucificaron y a quien Dios resucitó de entre los muertos. Este mismo Jesús es la piedra que ustedes, los constructores, han desechado y que ahora es la piedra angular. Ningún otro puede salvarnos, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos".

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

 

Del salmo 117

 

clip_image006

R/. La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. Aleluya.

 

 

Te damos gracias, Señor, porque eres bueno, porque tu misericordia es eterna. Diga la casa de Israel: "Su misericordia es eterna". Digan los que temen al Señor: "Su misericordia es eterna". R/.

 

La piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. Esto es obra de la mano del Señor, es un milagro patente. Éste es el día del triunfo del Señor, día de júbilo y de gozo. R/.

 

Libéranos, Señor, y danos tu victoria. Bendito el que viene en nombre del Señor. Que Dios desde su templo nos bendiga. Que el Señor, nuestro Dios, nos ilumine. R/.

 

 

SECUENCIA opcional

 

 

ACLAMACIÓN (Sal 117, 24)

 

clip_image008

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

Éste es el día del triunfo del Señor, día de júbilo y de gozo. R/.

 

 

Se acercó Jesús, tomó el pan y se lo dio a sus discípulos y también el pescado.

 

clip_image010

Del santo Evangelio según san Juan: 21, 1-14

 

En aquel tiempo, Jesús se les apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Se les apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás (llamado el Gemelo), Natanael (el de Caná de Galilea), los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos. Simón Pedro les dijo: "Voy a pescar". Ellos le respondieron: "También nosotros vamos contigo". Salieron y se embarcaron, pero aquella noche no pescaron nada.

Estaba amaneciendo, cuando Jesús se apareció en la orilla, pero los discípulos no lo reconocieron. Jesús les dijo: "Muchachos, ¿han pescado algo?" Ellos contestaron: "No". Entonces Él les dijo: "Echen la red a la derecha de la barca y encontrarán peces". Así lo hicieron, y luego ya no podían jalar la red por tantos pescados.

 

Entonces el discípulo a quien amaba Jesús le dijo a Pedro: "Es el Señor". Tan pronto como Simón Pedro oyó decir que era el Señor, se anudó a la cintura la túnica, pues se la había quitado, y se tiró al agua. Los otros discípulos llegaron en la barca, arrastrando la red con los pescados, pues no distaban de tierra más de cien metros.

 

Tan pronto como saltaron a tierra, vieron unas brasas y sobre ellas un pescado y pan. Jesús les dijo: "Traigan algunos pescados de los que acaban de pescar". Entonces Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red, repleta de pescados grandes. Eran ciento cincuenta y tres, y a pesar de que eran tantos, no se rompió la red. Luego les dijo Jesús: "Vengan a almorzar". Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: `¿Quién eres?’, porque ya sabían que era el Señor. Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio y también el pescado.

 

Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos después de resucitar de entre los muertos.

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Señor, realiza bondadoso en nosotros el intercambio de este sacrificio pascual, para que pasemos de los afectos terrenos al deseo de los bienes del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I de Pascua (en este día)

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Cfr. Jn 21, 12-13)

 

Dijo Jesús a sus discípulos: Vengan a comer. Y tomó un pan y lo repartió entre ellos. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Protege, Señor, con amor constante a quienes has salvado, para que, una vez redimidos por la pasión de tu Hijo, se llenen ahora de alegría por su resurrección. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

 

La despedida se hace como en el día de Pascua.

 

Published in: on 31 marzo, 2016 at 15:07  Comments (1)  

LECTURAS DEL JUEVES DE LA OCTAVA DE PASCUA 31 DE MARZO (BLANCO)


Se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes".

 

 

clip_image002

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN BENJAMÍN DIÁCONO Y MÁRTIR

 

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sb 10, 20-21)

 

Todos alabaron, Señor, tu poder y tu sabiduría, porque has abierto la boca de los mudos y has hecho elocuentes las lenguas de los niños. Aleluya.

 

Se dice Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios nuestro, que uniste a todos los pueblos diversos en la confesión de tu nombre, concede que, quienes renacieron en la fuente bautismal, tengan una misma fe en sus pensamientos y un mismo amor en sus obras. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Ustedes le dieron muerte al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos.

 

clip_image003

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 3, 11-26

 

Como el paralítico curado por Pedro y Juan no se les despegaba, todo el pueblo, asombrado, corrió hacia ellos al pórtico de Salomón. Al ver a la muchedumbre, Pedro les dirigió la palabra: "Israelitas: ¿Por qué les causa admiración esto y por qué nos miran de ese modo, como si por nuestro poder o nuestra virtud hubiéramos hecho andar a este hombre? El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su siervo Jesús, a quien ustedes entregaron a Pilato, y a quien rechazaron en su presencia, cuando Él ya había decidido ponerlo en libertad.

Rechazaron al santo, al justo, y pidieron el indulto de un asesino; han dado muerte al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos y de ello nosotros somos testigos. El nombre de Jesús y la fe en Él es lo que ha robustecido los miembros de este hombre al que están viendo y todos conocen. Esta fe es la que le ha restituido completamente la salud, como pueden observar.

 

Ahora bien, hermanos, yo sé que ustedes han obrado por ignorancia, de la misma manera que sus jefes; pero Dios cumplió así lo que había predicho por boca de los profetas: que su Mesías tenía que padecer.

 

Por lo tanto, arrepiéntanse y conviértanse, para que se les perdonen sus pecados y el Señor les mande el tiempo de la consolación y les envíe de nuevo a Jesús, el Mesías que les estaba destinado; aunque Él tiene que quedarse en el cielo hasta la restauración universal, de la que habló Dios por boca de su profeta desde muy antiguo.

 

En efecto, Moisés dijo: El Señor Dios hará surgir de entre sus hermanos un profeta como yo. Escuchen todo cuanto les diga; quien no escuche al profeta, será expulsado del pueblo. Y todos los profetas, a partir de Samuel, anunciaron igualmente estos días. Ustedes son herederos de los profetas y beneficiarios de la alianza que Dios hizo con sus padres, cuando le dijo a Abraham: Tu descendencia será fuente de bendición para toda la humanidad. Para ustedes, en primer lugar, ha resucitado Dios a su siervo y lo ha enviado para bendecirlos y ayudarlos a que cada uno se aparte de sus iniquidades".

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

 

Del salmo 8

 

clip_image005

R/. ¡Qué admirable, Señor, es tu poder! Aleluya.

 

 

¡Qué admirable es, Señor y Dios nuestro, tu poder en toda la tierra! ¿Qué es el hombre, para que de él te acuerdes; ese pobre ser humano, para que de él te preocupes? R/.

 

Sin embargo, lo hiciste un poquito inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad; le diste el mando sobre las obras de tus manos y todo lo sometiste bajo sus pies. R/.

 

Pusiste a su servicio los rebaños y las manadas, todos los animales salvajes, las aves del cielo y los peces del mar, que recorren los caminos de las aguas. R/.

 

 

SECUENCIA opcional

 

 

ACLAMACIÓN (Sal 117, 24)

 

clip_image007

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

Éste es el día del triunfo del Señor, día de júbilo y de gozo. R/.

 

 

Está escrito que Cristo tenía que padecer y tenía que resucitar de entre los muertos al tercer día.

 

clip_image009

Del santo Evangelio según san Lucas: 24, 35-48

 

Cuando los dos discípulos regresaron de Emaús y llegaron al sitio donde estaban reunidos los apóstoles, les contaron lo que les había pasado en el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan.

Mientras hablaban de esas cosas, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes". Ellos, desconcertados y llenos de temor, creían ver un fantasma. Pero Él les dijo: "No teman; soy yo. ¿Por qué se espantan? ¿Por qué surgen dudas en su interior? Miren mis manos y mis pies. Soy yo en persona, tóquenme y convénzanse: un fantasma no tiene ni carne ni huesos, como ven que tengo yo". Y les mostró las manos y los pies. Pero como ellos no acababan de creer de pura alegría y seguían atónitos, les dijo: "¿Tienen aquí algo de comer?" Le ofrecieron un trozo de pescado asado; Él lo tomó y se puso a comer delante de ellos. Después les dijo: "Lo que ha sucedido es aquello de que les hablaba yo, cuando aún estaba con ustedes: que tenía que cumplirse todo lo que estaba escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos".

 

Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras y les dijo: "Está escrito que el Mesías tenía que padecer y había de resucitar de entre los muertos al tercer día, y que en su nombre se había de predicar a todas las naciones, comenzando por Jerusalén, la necesidad de volverse a Dios para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de esto".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Señor, acepta bondadoso estas ofrendas que te presentamos en agradecimiento por los que han renacido en el bautismo y para apresurar los auxilios celestiales.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I de Pascua (en este día)

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Cfr. 1 P 2, 9)

 

Pueblo redimido por Dios, anuncia las maravillas del Señor, que te ha llamado de las tinieblas a su luz admirable. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Señor y Dios nuestro, escucha nuestras oraciones, para que la participación en los sacramentos de nuestra redención nos ayude en la vida presente y nos alcance las alegrías eternas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

 

La despedida se hace como en el día de Pascua.

 

Published in: on 30 marzo, 2016 at 15:57  Dejar un comentario