LECTURAS DEL SÁBADO VII DE PASCUA 14 DE MAYO SAN MATÍAS APÓSTOL (ROJO)


Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado.

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN MATÍAS APÓSTOL

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Jn 15, 16

 

No son ustedes los que me han elegido, dice el Señor; soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca. Aleluya.

 

Se dice Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios nuestro, que asociaste a san Matías al colegio de los Apóstoles, concédenos, por su intercesión, que, teniendo la dicha de ser amados por ti, merezcamos ser contados entre tus elegidos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Echaron suertes, le tocó a Matías y lo asociaron a los once apóstoles.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 1, 15-17. 20-26

 

En aquellos días, Pedro se puso de pie en medio de los hermanos, que eran unos ciento veinte, y dijo: "Hermanos, tenía que cumplirse aquel pasaje de la Escritura en que el Espíritu Santo, por boca de David, hizo una predicción tocante a Judas, quien fue el que guio a los que apresaron a Jesús. Él era de nuestro grupo y había sido llamado a desempeñar con nosotros este ministerio. Ahora bien, en el libro de los Salmos está escrito: Que su morada quede desierta y que no haya quien habite en ella; que su cargo lo ocupe otro. Hace falta, por lo tanto, que uno se asocie a nosotros como testigo de la resurrección de Jesús, uno que sea de los que nos acompañaron mientras convivió con nosotros el Señor Jesús, desde que Juan bautizaba hasta el día de la ascensión".

 

Propusieron entonces a dos: a José Barsabá, por sobrenombre "el Justo", y a Matías, y se pusieron a orar de este modo: "Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra a cuál de estos dos has elegido para desempeñar este ministerio y apostolado, del que Judas desertó para irse a su propio lugar". Echaron suertes, le tocó a Matías y lo asociaron a los once apóstoles.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 112

 

clip_image004

R/. Lo puso el Señor entre los jefes de su pueblo. Aleluya.

 

Bendito sea el Señor, alábenlo sus siervos. Bendito sea el Señor desde ahora y para siempre. R/.

 

Desde que sale el sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor. Dios está sobre todas las naciones, su gloria, por encima de los cielos. R/.

 

¿Quién hay como el Señor? ¿Quién iguala al Dios nuestro, que tiene en las alturas su morada, y sin embargo de esto, bajar se digna su mirada para ver tierra y cielo? R/.

 

Él levanta del polvo al desvalido y saca al indigente del estiércol, para hacerlo sentar entre los grandes, los jefes de su pueblo. R/.

 

ACLAMACIÓN  Cfr. Jn 15, 16

 

clip_image005

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Yo los he elegido del mundo, dice el Señor, para que vayan y den fruto y su fruto permanezca. R/.

 

No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido.

 

clip_image006

Del santo Evangelio según san Juan: 15, 9-17

 

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena.

 

Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.

 

No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando: que se amen los unos a los otros".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Acepta, Señor, los dones que tu Iglesia te presenta con devoción en la festividad de san Matías, y, por ellos, fortalécenos con el poder de tu gracia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I o II de los Apóstoles

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 15, 12

 

Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado, dice el Señor.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Señor, tú que das con abundancia a tu familia, estos dones celestiales, por la intercesión de san Matías dígnate recibirnos en la claridad de tu luz, para que tengamos parte con los santos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne.

 

Published in: on 13 mayo, 2016 at 15:21  Comments (2)  

LECTURAS DEL VIERNES VII DE PASCUA 13 DE MAYO (BLANCO)


"Simón, hijo de Juan, ¿me amas?"

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Apoc 1, 5-6

 

Cristo nos ama y nos ha purificado de nuestros pecados por medio de su sangre; e hizo de nosotros un reino sacerdotal para Dios su Padre. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Señor Dios, que mediante la glorificación de tu Ungido y la iluminación de tu Espíritu Santo, nos abriste la entrada a la vida eterna, concédenos que, al participar de tan admirable don, aumente nuestro deseo de servirte y seamos impulsados a crecer en nuestra fe. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Pablo asegura que está vivo un hombre llamado Jesús, que había muerto.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 25, 13-21

 

En aquellos días, el rey Agripa y Berenice llegaron a Cesarea para saludar a Festo. Como se detuvieron algún tiempo allí, Festo expuso al rey el caso de Pablo con estas palabras: "Tengo aquí un preso que me dejó Félix, cuya condenación me pidieron los sumos sacerdotes y los ancianos de los judíos, cuando estuve en Jerusalén.

 

Yo les respondí que no era costumbre romana condenar a ningún hombre, sin carearlo antes con sus acusadores, para darle la oportunidad de defenderse de la acusación.

 

Vinieron conmigo a Cesarea, y sin dar largas al asunto, me senté en el tribunal al día siguiente y mandé que compareciera ese hombre. Los acusadores que se presentaron contra él, no le hicieron cargo de ninguno de los delitos que yo sospechaba.

 

Se trataba sólo de ciertas discusiones acerca de su religión y de un tal Jesús, ya muerto, que Pablo asegura que está vivo. No sabiendo qué determinación tomar, le pregunté a Pablo si quería ir a Jerusalén para que se le juzgara allá de esos cargos; pero como él pidió ser juzgado por el César, ordené que siguiera detenido hasta que yo pudiera enviárselo".

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 102

 

clip_image003R/. Bendigamos al Señor, que es el rey del universo. Aleluya.

 

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga su santo nombre. Bendice al Señor, alma mía, y no te olvides de sus beneficios. R/.

 

Como desde la tierra hasta el cielo, así es de grande su misericordia; como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos. R/.

 

En el cielo el Señor puso su trono y su reino abarca el universo. Bendigan al Señor todos los ángeles, ejecutores fieles de sus órdenes. R/.

 

ACLAMACIÓN  Jn 14, 26

 

clip_image004

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

El Espíritu Santo les enseñará todas las cosas y les recordará todo cuanto yo les he dicho, dice el Señor. R/.

 

Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas.

 

clip_image005

Del santo Evangelio según san Juan: 21, 15-19

 

En aquel tiempo, le preguntó Jesús a Simón Pedro: "Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?" Él le contestó: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Apacienta mis corderos".

 

Por segunda vez le preguntó: "Simón, hijo de Juan, ¿me amas?" Él le respondió: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Pastorea mis ovejas".

 

Por tercera vez le preguntó: "Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?" Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si lo quería, y le contestó: "Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Apacienta mis ovejas.

 

Yo te aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías la ropa e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás los brazos y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras". Esto se lo dijo para indicarle con qué género de muerte habría de glorificar a Dios. Después le dijo: "Sígueme".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Mira propicio, Señor, estas ofrendas de tu pueblo, y para que se hagan aceptables ante ti, haz que la venida de tu Santo Espíritu purifique nuestra conciencia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio de Pascua o de la Ascensión.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 16, 13

 

Cuando venga el Espíritu de la verdad, dice el Señor, él los

guiará hasta la verdad plena. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Señor Dios, ya que nos purificas y alimentas con tus misterios, concédenos que nos obtengan la vida eterna puesto que has permitido que los hayamos recibido. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 12 mayo, 2016 at 15:46  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL JUEVES VII DE PASCUA 12 DE MAYO (BLANCO)


Padre, quiero que donde yo esté, estén también conmigo los que me has dado, para que contemplen mi gloria.

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN NEREO, SAN AQUILEO Y SAN PANCRACIO MÁRTIRES

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Heb 4, 16

 

Acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, a fin de alcanzar su misericordia y su auxilio oportuno. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Que tu Espíritu, Señor, nos infunda vigorosamente aquellos dones espirituales que nos permitan comprender lo que te agrada y que, por gracia tuya, nos hagan más dóciles a tu voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Tendrás que dar testimonio de mí en Roma.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 22, 30; 23, 6-11

 

En aquellos días, el comandante, queriendo saber con exactitud de qué acusaban a Pablo los judíos, mandó que le quitaran las cadenas, convocó a los sumos sacerdotes y a todo el sanedrín, y llevando consigo a Pablo, lo hizo comparecer ante ellos.

 

Como Pablo sabía que una parte del sanedrín era de saduceos y otra de fariseos, exclamó: "Hermanos: Yo soy fariseo, hijo de fariseos, y me quieren juzgar porque espero la resurrección de los muertos".

 

Apenas dijo esto, se produjo un altercado entre fariseos y saduceos, que ocasionó la división de la asamblea. (Porque los saduceos niegan la otra vida, sea de ángeles o de espíritus resucitados; mientras que los fariseos admiten ambas cosas).

 

Estalló luego una terrible gritería y algunos escribas del partido de los fariseos, se pusieron de pie y declararon enérgicamente: "Nosotros no encontramos ningún delito en este hombre. ¿Quién puede decirnos que no le ha hablado un espíritu o un ángel?"

 

El alboroto llegó a tal grado, que el comandante, temiendo que hicieran pedazos a Pablo, mandó traer a la guarnición para sacarlo de allí y llevárselo al cuartel. En la noche siguiente se le apareció el Señor a Pablo y le dijo: "Ten ánimo, Pablo; porque así como en Jerusalén has dado testimonio de mí, así también tendrás que darlo en Roma".

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 15

 

clip_image003

R/. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.

 

Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio. Yo siempre he dicho que tú eres mi Señor. El Señor es la parte que me ha tocado en herencia; mi vida está en sus manos. R/.

 

Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente. Tengo siempre presente al Señor y con él a mi lado, jamás tropezaré. R/.

 

Por eso se me alegran el corazón y el alma, y mi cuerpo vivirá tranquilo, porque tú no me abandonarás a la muerte ni dejarás que sufra yo la corrupción. R/.

 

Enséñame el camino de la vida, sáciame de gozo en tu presencia y de alegría perpetua junto a ti. R/.

 

ACLAMACIÓN  Jn 17, 21

 

clip_image004

R/. Aleluya, aleluya.

 

Que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno, a fin de que el mundo crea que tú me has enviado, dice el Señor. R/.

 

Que su unidad sea perfecta.

 

clip_image005Del santo Evangelio según san Juan: 17, 20-26

 

En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: "Padre, no sólo te pido por mis discípulos, sino también por los que van a creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno, a fin de que sean uno en nosotros y el mundo crea que tú me has enviado.

 

Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que su unidad sea perfecta y así el mundo conozca que tú me has enviado y que los amas, como me amas a mí.

 

Padre, quiero que donde yo esté, estén también conmigo los que me has dado, para que contemplen mi gloria, la que me diste, porque me has amado desde antes de la creación del mundo.

 

Padre justo, el mundo no te ha conocido; pero yo sí te conozco y éstos han conocido que tú me enviaste. Yo les he dado a conocer tu nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que me amas esté en ellos y yo también en ellos".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Santifica, Señor, por tu piedad, estos dones y al recibir en oblación este sacrificio espiritual, conviértenos para ti en una perenne ofrenda. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio de Pascua o de la Ascensión.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 16, 7

 

Yo les aseguro, dice el Señor: Les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, el Paráclito no vendrá a ustedes. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Que los misterios que hemos recibido, Señor, iluminen nuestra fe con sus enseñanzas y por su participación nos renueven, para que merezcamos alcanzar los dones de tu Espíritu. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 11 mayo, 2016 at 15:36  Comments (2)  

LECTURAS DEL MIÉRCOLES VII DE PASCUA 11 DE MAYO (BLANCO)


Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN MAYOLO DE CLUNY ABAD

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 46, 2

 

Pueblos todos, aplaudan y aclamen a Dios con gritos de júbilo. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios misericordioso, concede benignamente a tu Iglesia que, congregada por el Espíritu Santo, te sirva con todo su corazón y permanezca con sinceridad en comunión fraterna. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Ahora los dejo en manos de Dios, que puede hacerlos crecer y alcanzar la herencia prometida.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 20, 28-38

 

En aquellos días, Pablo dijo a los presbíteros de la comunidad cristiana de Éfeso: "Miren por ustedes mismos y por todo el rebaño, del que los constituyó pastores el Espíritu Santo, para apacentar a la Iglesia que Dios adquirió con la sangre de su Hijo.

 

Yo sé que después de mi partida, se introducirán entre ustedes lobos rapaces, que no tendrán piedad del rebaño y sé que, de entre ustedes mismos, surgirán hombres que predicarán doctrinas perversas y arrastrarán a los fieles detrás de sí. Por eso estén alerta. Acuérdense que durante tres años, ni de día ni de noche he dejado de aconsejar, con lágrimas en los ojos, a cada uno de ustedes.

 

Ahora los encomiendo a Dios y a su palabra salvadora, la cual tiene fuerza para que todos los consagrados a Dios crezcan en el espíritu y alcancen la herencia prometida. Yo no he codiciado ni el oro ni la plata ni la ropa de nadie. Bien saben que cuanto he necesitado para mí y para mis compañeros, lo he ganado con mis manos. Siempre he mostrado que hay que trabajar así, para ayudar como se debe a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: ‘Hay más felicidad en dar que en recibir’ ".

 

Dicho esto, se arrodilló para orar con todos ellos. Todos se pusieron a llorar y abrazaban y besaban a Pablo, afligidos, sobre todo, porque les había dicho que no lo volverían a ver. Y todos lo acompañaron hasta el barco.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 67

 

clip_image004

R/. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.

 

Señor, despliega tu poder, reafirma lo que has hecho por nosotros, desde Jerusalén, desde tu templo, a donde vienen los reyes con sus dones. R/.

 

Cántenle al Señor, reyes de la tierra, denle gloria al Señor que recorre los cielos seculares, y que dice con voz como de trueno: "Glorifiquen a Dios". R/.

 

Sobre Israel su majestad se extiende y su poder, sobre las nubes. Bendito sea nuestro Dios. R/.

 

ACLAMACIÓN  Cfr. Jn 17, 17

 

clip_image005

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Tu palabra, Señor, es la verdad; santifícanos en la verdad. R/.

 

Padre, que ellos sean uno, como nosotros.

 

clip_image006

Del santo Evangelio según san Juan: 17, 11-19

 

En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: "Padre santo, cuida en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me diste; yo velaba por ellos y ninguno de ellos se perdió, excepto el que tenía que perderse, para que se cumpliera la Escritura.

 

Pero ahora voy a ti, y mientras estoy aún en el mundo, digo estas cosas para que mi gozo llegue a su plenitud en ellos. Yo les he entregado tu palabra y el mundo los odia, porque no son del mundo, como yo tampoco soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino que los libres del mal. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

 

Santifícalos en la verdad. Tu palabra es la verdad. Así como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Yo me santifico a mí mismo por ellos, para que también ellos sean santificados en la verdad". 

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Acepta, Señor, el sacrificio que tú mismo nos mandaste ofrecer, y, por estos sagrados misterios, que celebramos en cumplimiento de nuestro servicio, dígnate llevar a cabo en nosotros la santificación que proviene de tu redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio de Pascua o de la Ascensión.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 15, 26-27

 

Cuando venga el Abogado que yo les enviaré, el Espíritu de la verdad que procede del Padre, dará testimonio de mí, dice el Señor, y también ustedes darán testimonio. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Que la participación en este sacramento celestial, multiplique en nosotros tu gracia, Señor, y, purificándonos con su poder, nos haga siempre más capaces de seguir recibiendo tan admirable don. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 10 mayo, 2016 at 15:03  Comments (2)  

LECTURAS DEL MARTES VII DE PASCUA 10 DE MAYO (BLANCO)


La vida eterna consiste en que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado.

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN JUAN DE ÁVILA PRESBÍTERO

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Ap 1, 17-18

 

Yo soy el primero y el último, yo soy el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo para siempre. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Te pedimos, Dios omnipotente y misericordioso, que venga a nosotros el Espíritu Santo, que se digne habitar en nuestros corazones y nos perfeccione como templos de su gloria. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Quiero llegar al fin de mi carrera y cumplir el encargo que recibí del Señor Jesús.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 20, 17-27

 

En aquellos días, hallándose Pablo en Mileto, mandó llamar a los presbíteros de la comunidad cristiana de Éfeso. Cuando se presentaron, les dijo: "Bien saben cómo me he comportado entre ustedes, desde el primer día en que puse el pie en Asia: he servido al Señor con toda humildad, en medio de penas y tribulaciones, que han venido sobre mí por las asechanzas de los judíos. También saben que no he escatimado nada que fuera útil para anunciarles el Evangelio, para enseñarles públicamente y en las casas, y para exhortar con todo empeño a judíos y griegos a que se arrepientan delante de Dios y crean en nuestro Señor Jesucristo.

 

Ahora me dirijo a Jerusalén, encadenado en el espíritu, sin saber qué sucederá allá. Sólo sé que el Espíritu Santo en cada ciudad me anuncia que me aguardan cárceles y tribulaciones. Pero la vida, para mí, no vale nada. Lo que me importa es llegar al fin de mi carrera y cumplir el encargo que recibí del Señor Jesús: anunciar el Evangelio de la gracia de Dios.

 

Por lo pronto sé que ninguno de ustedes, a quienes he predicado el Reino de Dios, volverá a verme. Por eso declaro hoy que no soy responsable de la suerte de nadie, porque no les he ocultado nada y les he revelado en su totalidad el plan de Dios".

 

Palabra de Dios. 

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 67

 

clip_image003R/. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.

 

A tu pueblo extenuado diste fuerzas, nos colmaste, Señor, de tus favores y habitó tu rebaño en esta tierra, que tu amor preparó para los pobres. R/.

 

Bendito sea el Señor, día tras día, que nos lleve en sus alas y nos salve. Nuestro Dios es un Dios de salvación porque puede librarnos de la muerte. R/.

 

ACLAMACIÓN  Jn 14, 16

 

clip_image004

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Yo le rogaré al Padre y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes, dice el Señor. R/.

 

Padre, glorifica a tu Hijo.

 

clip_image006Del santo Evangelio según san Juan: 17, 1-11

 

En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: "Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo también te glorifique, y por el poder que le diste sobre toda la humanidad, dé la vida eterna a cuantos le has confiado. La vida eterna consiste en que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado.

Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste. Ahora, Padre, glorificame en ti con la gloria que tenía, antes de que el mundo existiera.

 

He manifestado tu nombre a los hombres que tú tomaste del mundo y me diste. Eran tuyos y tú me los diste. Ellos han cumplido tu palabra y ahora conocen que todo lo que me has dado viene de ti, porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste; ellos las han recibido y ahora reconocen que yo salí de ti y creen que tú me has enviado.

 

Te pido por ellos; no te pido por el mundo, sino por éstos, que tú me diste, porque son tuyos. Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío. Yo he sido glorificado en ellos. Ya no estaré más en el mundo, pues voy a ti; pero ellos se quedan en el mundo".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Recibe, Señor, las súplicas de tus fieles junto con estas ofrendas que te presentamos, para que, lo que celebramos con devoción, nos lleve a alcanzar la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio de Pascua o de la Ascensión.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 20, 28

 

El Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, dice el Señor, los instruirá en todo y les recordará lo que yo les he dicho. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Al recibir, Señor, el don de estos sagrados misterios, te suplicamos humildemente que lo que tu Hijo nos mandó celebrar en memoria suya, nos aproveche para crecer en nuestra caridad fraterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Puede utilizarse la fórmula de bendición sobre el pueblo.

 

Published in: on 9 mayo, 2016 at 15:55  Comments (1)  

LECTURAS DEL LUNES VII DE PASCUA 9 DE MAYO (BLANCO)


En el mundo tendrán tribulaciones; pero tengan valor, porque yo he vencido al mundo.

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN PACOMIO ABAD

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Hch 1, 8

 

Recibirán la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos hasta los confines de la tierra. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Descienda sobre nosotros, Señor, la fuerza del Espíritu Santo, para que podamos cumplir fielmente tu voluntad y manifestarla con una vida santa. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

¿Han recibido el Espíritu Santo, cuando abrazaron la fe?

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 19, 1-8

 

En aquellos días, mientras Apolo estaba en Corinto, Pablo atravesó las regiones altas de Galacia y Frigia y bajó a Éfeso. Encontró allí a unos discípulos y les preguntó: "¿Han recibido el Espíritu Santo, cuando abrazaron la fe?" Ellos respondieron: "Ni siquiera hemos oído decir que exista el Espíritu Santo". Pablo replicó: "Entonces, ¿qué bautismo han recibido?" Ellos respondieron: "El bautismo de Juan".

 

Pablo les dijo: "Juan bautizó con un bautismo de conversión, pero advirtiendo al pueblo que debían creer en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús".

 

Al oír esto, los discípulos fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús, y cuando Pablo les impuso las manos, descendió el Espíritu Santo y comenzaron a hablar lenguas desconocidas y a profetizar. Eran en total unos doce hombres.

 

Durante los tres meses siguientes, Pablo frecuentó la sinagoga y habló con toda libertad, disputando acerca del Reino de Dios y tratando de convencerlos.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 67

 

clip_image003

R/. Cantemos a Dios un canto de alabanza. Aleluya.

 

Cuando el Señor actúa sus enemigos se dispersan y huyen ante su faz los que lo odian; cual se disipa el humo, se disipan; como la cera se derrite al fuego, así ante Dios perecen los malvados. R/.

 

Ante el Señor, su Dios, gocen los justos y salten de alegría. Entonen alabanzas a su nombre. En honor del Señor toquen la cítara. R/.

 

Porque el Señor, desde su templo santo, a huérfanos y viudas da su auxilio; él fue quien dio a los desvalidos casa, libertad y riqueza a los cautivos. R/.

 

ACLAMACIÓN Col 3, 1

 

clip_image004

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Puesto que han resucitado con Cristo, busquen los bienes de arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios. R/.

 

Tengan valor, porque yo he vencido al mundo.

 

clip_image006Del santo Evangelio según san Juan: 16, 29-33

 

En aquel tiempo, los discípulos le dijeron a Jesús: "Ahora sí nos estás hablando claro y no en parábolas. Ahora sí estamos convencidos de que lo sabes todo y no necesitas que nadie te pregunte. Por eso creemos que has venido de Dios".

 

Les contestó Jesús: "¿De veras creen? Pues miren que viene la hora, más aún, ya llegó, en que se van a dispersar cada uno por su lado y me dejarán solo. Sin embargo, no estaré solo, porque el Padre está conmigo. Les he dicho estas cosas, para que tengan paz en mí. En el mundo tendrán tribulaciones; pero tengan valor, porque yo he vencido al mundo".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Que este sacrificio inmaculado nos purifique, Señor, y fortalezca nuestros corazones con el poder divino de tu gracia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio de Pascua o de la Ascensión.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Jn 14, 18; 16, 22

 

No los dejaré huérfanos, dice el Señor; vendré de nuevo a ustedes y se alegrarán sus corazones. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Señor, muéstrate benigno con tu pueblo, y ya que te dignaste alimentarlo con los misterios celestiales, hazlo pasar de su antigua condición de pecado a una vida nueva. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Puede utilizarse la fórmula de bendición sobre el pueblo.

 

Published in: on 8 mayo, 2016 at 15:11  Comments (1)  

LECTURAS DEL DOMINGO DE LA SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR 8 DE MAYO (BLANCO)


Vayan, pues, y hagan discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

 

clip_image001

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN PATRONA DE LA ARGENTINA

 

MISA DE LA VIGILIA

 

Esta Misa se dice en la tarde del día que precede a la solemnidad, ya sea antes o después de las primeras Vísperas de la Ascensión.

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 67, 33. 35

 

Canten a Dios, reinos de la tierra, toquen para el Señor, que asciende sobre los cielos; su majestad y su poder resplandecen sobre las nubes. Aleluya.

 

Se dice Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios eterno, cuyo Hijo subió hoy al cielo en presencia de sus Apóstoles, te pedimos nos concedas que él, de acuerdo a su promesa, permanezca siempre con nosotros en la tierra, y nos permita vivir con él en el cielo. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

En la celebración de la Misa de la Vigilia se utiliza el mismo formulario de lecturas que en la Misa del día de la Ascensión del Señor, tal como aparecen más adelante.

 

Se dice Credo.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Dios nuestro, cuyo Unigénito, nuestro mediador, vive para siempre y está sentado a tu derecha para interceder por nosotros, concédenos acercarnos llenos de confianza al trono de la gracia y obtener así tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I o II de la Ascensión.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Hb 10, 12

 

Cristo ofreció un solo sacrificio por el pecado, y se sentó para siempre a la derecha de Dios. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Te pedimos, Señor, que los dones que hemos recibido de tu altar, enciendan en nuestros corazones el deseo de la patria celeste, para que, siguiendo las huellas de nuestro Salvador, tendamos siempre a la meta a donde nos ha precedido. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne

 

MISA DEL DÍA

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Hch 1, 11

 

Hombres de Galilea, ¿qué hacen allí parados mirando al cielo? Ese mismo Jesús, que los ha dejado para subir al cielo, volverá como lo han visto marcharse. Aleluya.

 

Se dice Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Te rogamos nos concedas, Dios todopoderoso, que al reafirmar, en este día, nuestra fe en la ascensión a los cielos de tu Unigénito, nuestro Redentor, nosotros vivamos también con nuestros pensamientos puestos en las cosas celestiales. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Se fue elevando a la vista de sus apóstoles.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 1, 1-11

 

 

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de todo lo que Jesús hizo y enseñó, hasta el día en que ascendió al cielo, después de dar sus instrucciones, por medio del Espíritu Santo, a los apóstoles que había elegido. A ellos se les apareció después de la pasión, les dio numerosas pruebas de que estaba vivo y durante cuarenta días se dejó ver por ellos y les habló del Reino de Dios.

 

Un día, estando con ellos a la mesa, les mandó: "No se alejen de Jerusalén. Aguarden aquí a que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que ya les he hablado: Juan bautizó con agua; dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo".

 

Los ahí reunidos le preguntaban: "Señor, ¿ahora sí vas a restablecer la soberanía de Israel?" Jesús les contestó: "A ustedes no les toca conocer el tiempo y la hora que el Padre ha determinado con su autoridad; pero cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes, los llenará de fortaleza y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los últimos rincones de la tierra".

 

Dicho esto, se fue elevando a la vista de ellos, hasta que una nube lo ocultó a sus ojos. Mientras miraban fijamente al cielo, viéndolo alejarse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: "Galileos, ¿qué hacen allí parados, mirando al cielo? Ese mismo Jesús que los ha dejado para subir al cielo, volverá como lo han visto alejarse".

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

 

Del salmo 46

 

clip_image003

R/. Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono. Aleluya.

 

Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos; que el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R/.

 

Entre voces de júbilo y trompetas, Dios, el Señor, asciende hasta su trono. Cantemos en honor de nuestro Dios, al rey honremos y cantemos todos. R/.

 

Porque Dios es el rey del universo, cantemos el mejor de nuestros cantos. Reina Dios sobre todas las naciones desde su trono santo. R/.

 

Cristo entró en el cielo mismo.

 

clip_image004

De la carta a los hebreos: 9, 24-28; 10, 19-23

 

Hermanos: Cristo no entró en el santuario de la antigua alianza, construido por mano de hombres y que sólo era figura del verdadero, sino en el cielo mismo, para estar ahora en la presencia de Dios, intercediendo por nosotros.

 

En la antigua alianza, el sumo sacerdote entraba cada año en el santuario para ofrecer una sangre que no era la suya; pero Cristo no tuvo que ofrecerse una y otra vez a sí mismo en sacrificio, porque en tal caso habría tenido que padecer muchas veces desde la creación del mundo. De hecho, él se manifestó una sola vez, en el momento culminante de la historia, para destruir el pecado con el sacrificio de sí mismo.

 

Y así como está determinado que los hombres mueran una sola vez y que después de la muerte venga el juicio, así también Cristo se ofreció una sola vez para quitar los pecados de todos. Al final se manifestará por segunda vez, pero ya no para quitar el pecado, sino para la salvación de aquellos que lo aguardan y en él tienen puesta su esperanza.

 

Hermanos, en virtud de la sangre de Jesucristo, tenemos la seguridad de poder entrar en el santuario, porque él nos abrió un camino nuevo y viviente a través del velo, que es su propio cuerpo. Asimismo, en Cristo tenemos un sacerdote incomparable al frente de la casa de Dios.

 

Acerquémonos, pues, con sinceridad de corazón, con una fe total, limpia la conciencia de toda mancha y purificado el cuerpo por el agua saludable. Mantengámonos inconmovibles en la profesión de nuestra esperanza, porque el que nos hizo las promesas es fiel a su palabra.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

 

ACLAMACIÓN Mt 28, 19. 20

 

clip_image005R/. Aleluya, aleluya.

 

Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos, dice el Señor, y sepan que yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. R/.

 

Mientras los bendecía, iba subiendo al cielo.

 

clip_image006

Del santo Evangelio según san Lucas: 24, 46-53

 

En aquel tiempo, Jesús se apareció a sus discípulos y les dijo:

 

“Está escrito que el Mesías tenía que padecer y había de resucitar de entre los muertos al tercer día, y que en su nombre se había de predicar a todas las naciones, comenzando por Jerusalén, la necesidad de volverse a Dios para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de esto.

 

Ahora yo les voy a enviar al que mi Padre les prometió. Permanezcan, pues, en la ciudad, hasta que reciban la fuerza de lo alto”.

 

Después salió con ellos fuera de la ciudad, hacia un lugar cercano a Betania; levantando las manos, los bendijo, y mientras los bendecía, se fue apartando de ellos y elevándose al cielo.

 

Ellos, después de adorarlo, regresaron a Jerusalén, llenos de gozo, y permanecían constantemente en el templo, alabando a Dios.

 

Palabra del Señor. 

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Se dice Credo.

 

PLEGARIA UNIVERSAL

 

Oremos a Jesús resucitado, vida y esperanza de la humanidad entera.

 

Después de cada petición diremos: Jesús resucitado, escúchanos.

 

Para que Cristo, desde su trono de gloria, venga en ayuda de su Iglesia que lucha en medio de las dificultades del mundo. Oremos.

 

Para que los gobernantes de las naciones busquen sinceramente el bien de todos los ciudadanos y hagan posible que en el mundo haya paz y bienestar para todos. Oremos.

 

Para que las mamás mexicanas sean buenas evangelizadoras y educadoras en la fe y el amor a Dios y a nuestro prójimo. Oremos.

 

Para que los periodistas y todos los que trabajan en los medios de comunicación se esfuercen siempre al servicio de la verdad y de la concordia. Oremos.

 

Para que nuestra celebración de la Eucaristía sea un encuentro vivo e intenso con el Señor resucitado. Oremos.

 

Escucha, Jesús resucitado, nuestra oración, y envíanos tu Espíritu para que nos acompañe siempre, a toda la Iglesia, y a toda la humanidad. Tú que, glorificado a la derecha de Dios, vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Al ofrecerte, Señor, este sacrificio en la gloriosa festividad de la ascensión, concédenos que por este santo intercambio, nos elevemos también nosotros a las cosas del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I o II de la Ascensión

 

Si se usa el Canon Romano, se dice Reunidos en comunión propio. En las otras Plegarias eucarísticas también se dicen las partes propias para esta Misa.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 28, 20

 

Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Dios todopoderoso y eterno, que nos permites participar en la tierra de los misterios divinos, concede que nuestro fervor cristiano nos oriente hacia el cielo, donde ya nuestra naturaleza humana está contigo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne

 

Published in: on 7 mayo, 2016 at 15:18  Comments (1)  

LECTURAS DEL SÁBADO VI DE PASCUA 7 DE MAYO MISA DE SANTA MARÍA DE GUADALUPE TIEMPO PASCUAL (BLANCO)


Yo les aseguro: cuanto pidan al Padre en mi nombre, se lo concederá.

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SANTA FLAVIA DOMITILA MÁRTIR

 

ANTÍFONA DE ENTRADA

 

¡Bendita tú, Madre de la luz: siendo Virgen engendraste a Cristo, y eres modelo y Madre de la Iglesia, que engendra a la vida nueva a todos los que creen, mediante el agua virginal del bautismo! Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios y Padre nuestro, que por el misterio pascual de tu Hijo colmaste de bendiciones y de los dones del Espíritu Santo a la santísima Virgen María, concédenos, por la intercesión de aquella a quien veneramos bajo la advocación de Guadalupe, que participemos de los mismos dones para proclamar con nuestras obras y palabras la buena nueva de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

El judío Apolo demostró, por medio de la Escritura, que Jesús es el Mesías.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 18, 23-28

 

En aquellos días, después de haber estado en Antioquía algún tiempo, emprendió Pablo otro viaje y recorrió Galacia y Frigia, confirmando en la fe a los discípulos. Un judío, natural de Alejandría, llamado Apolo, hombre elocuente y muy versado en las Escrituras, había ido a Éfeso. Aquel hombre estaba instruido en la doctrina del Señor, y siendo de ferviente espíritu, disertaba y enseñaba con exactitud lo concerniente a Jesús, aunque no conocía más que el bautismo de Juan. Apolo comenzó a hablar valientemente en la sinagoga. Cuando lo oyeron Priscila y Aquila, lo tomaron por su cuenta y le explicaron con mayor exactitud la doctrina del Señor. Como él deseaba pasar a Grecia, los hermanos lo animaron y escribieron a los discípulos de allá para que lo recibieran bien. Cuando llegó, contribuyó mucho, con la ayuda de la gracia, al provecho de los creyentes, pues refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando, por medio de las Escrituras, que Jesús era el Mesías.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 46

 

clip_image003

R/. Dios es el rey del universo. Aleluya.

 

Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos, que el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R/.

 

Porque Dios es el rey del universo, cantemos el mejor de nuestros cantos. Reina Dios sobre todas las naciones desde su trono santo. R/.

 

Los jefes de los pueblos se han reunido con el pueblo de Dios, Dios de Abraham, porque de Dios son los grandes de la tierra. Por encima de todo Dios está. R/.

 

ACLAMACIÓN cfr. Jn 16, 28

 

clip_image004

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Salí del Padre y vine al mundo, ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre, dice el Señor. R/.

 

El Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído que salí del Padre.

 

clip_image005Del santo Evangelio según san Juan: 16, 23-28

 

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Yo les aseguro: cuanto pidan al Padre en mi nombre, se lo concederá. Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.

 

Les he dicho estas cosas en parábolas; pero se acerca la hora en que ya no les hablaré en parábolas, sino que les hablaré del Padre abiertamente. En aquel día pedirán en mi nombre, y no les digo que rogaré por ustedes al Padre, pues el Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído que salí del Padre. Yo salí del Padre y vine al mundo; ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre". 

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Dios y Padre nuestro, que estos dones que te presentamos, por el amor con que resucitaste a tu Hijo y por la intercesión de santa María de Guadalupe, nos ayuden a estar atentos a la acción de tu Espíritu Santo y buscar en todo tu gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

PREFACIO

 

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación glorificarte siempre, Padre santo, pero más que nunca en este tiempo en que Cristo, nuestra Pascua, fue inmolado.

 

Con él, que ha vencido a la muerte, nosotros, invocando a santa María bajo el título de Guadalupe, oramos como en un nuevo cenáculo, esperando el don de Pentecostés.

 

Al participar, llenos de júbilo, de la gloria de la Pascua, anhelamos sobresalir en el ejercicio de la caridad, a fin de que la Iglesia se muestre como madre solícita, empeñada en acoger a todos y hacerlos partícipes de la gracia de la Pascua de su Señor y Esposo.

 

Por eso, alegres por la resurrección del Redentor y unidos a los ángeles y a los santos, cantamos el himno de tu gloria, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo…

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Lc 1, 28

 

Alégrate, Virgen María, porque Cristo ha resucitado del sepulcro.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Dios y Padre nuestro, que nos alimentas con el pan vivo de tu Hijo resucitado, concédenos participar de su victoria pascual, para que en la alegría de este tiempo y ayudados por santa María de Guadalupe, juntos avancemos por el camino de la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 6 mayo, 2016 at 15:21  Comments (1)  

LECTURAS DEL VIERNES VI DE PASCUA 6 DE MAYO (BLANCO)


Ahora ustedes están tristes, pero yo los volveré a ver, se alegrará su corazón y nadie podrá quitarles su alegría.

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SANTO DOMINGO SAVIO ADOLESCENTE

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Ap 5, 9-10

 

Señor, con tu Sangre has rescatado a hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación, y has hecho de nosotros un reino de sacerdotes para Dios. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Escucha, Señor, nuestras súplicas, y haz que el efecto santificador que prometió tu Palabra se cumpla en todas partes por la predicación evangélica y que, conforme a lo que anunció, el testimonio de tu verdad lleve a plenitud nuestra adopción filial. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Muchos de esta ciudad pertenecen a mi pueblo.

 

clip_image002

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 18, 9-18

 

En aquellos días, Pablo tuvo una visión nocturna en Corinto, en la que le dijo el Señor: "No tengas miedo. Habla y no calles, porque yo estoy contigo y nadie pondrá la mano sobre ti para perjudicarte. Muchos de esta ciudad pertenecen a mi pueblo". Por eso Pablo se quedó allí un año y medio, explicándoles la palabra de Dios.

 

Pero cuando Galión era procónsul de Acaya, los judíos, de común acuerdo, se abalanzaron contra Pablo y lo llevaron hasta el tribunal, donde dijeron: "Este hombre trata de convencer a la gente de que den a Dios un culto contrario a la ley". Iba Pablo a tomar la palabra para responder, cuando Galión dijo a los judíos: "Si se tratara de un crimen o de un delito grave, yo los escucharía, como es razón; pero si la disputa es acerca de palabras o de nombres o de su ley, arréglense ustedes". Y los echó del tribunal. Entonces se apoderaron de Sóstenes, jefe de la sinagoga, y lo golpearon delante del tribunal, sin que Galión se preocupara en lo más mínimo. Pablo se quedó en Corinto todavía algún tiempo. Después se despidió de los hermanos y se embarcó para Siria, con Priscila y Aquila. En Céncreas se rapó la cabeza para cumplir una promesa que había hecho. 

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 46

 

clip_image003

R/. Dios es el rey del universo. Aleluya.

 

Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos, que el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R/.

 

Fue Él quien nos puso por encima de todas las naciones y los pueblos, al elegimos como herencia suya, orgullo de Jacob, su predilecto. R/.

 

Entre voces de júbilo y trompetas, Dios, el Señor, asciende hasta su trono. Cantemos en honor de nuestro Dios, al rey honremos y cantemos todos. R/.

 

ACLAMACIÓN cfr. Lc 24, 46. 26

 

clip_image004

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

Cristo tenía que morir y resucitar de entre los muertos, para entrar así en su gloria. R/.

 

Nadie podrá quitarles su alegría.

 

clip_image005

Del santo Evangelio según san Juan: 16, 20-23

 

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría.

 

Cuando una mujer va a dar a luz, se angustia, porque le ha llegado la hora; pero una vez que ha dado a luz, ya no se acuerda de su angustia, por la alegría de haber traído un hombre al mundo. Así también ahora ustedes están tristes, pero yo los volveré a ver, se alegrará su corazón y nadie podrá quitarles su alegría. Aquel día no me preguntarán nada".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Recibe, Señor, con bondad, estas ofrendas de tu familia santa, para que, con la ayuda de tu protección, conserve los dones recibidos y llegue a poseer los eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I-V de Pascua.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Rm 4, 25

 

Cristo fue condenado a muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Protege, Señor, con amor constante a quienes has salvado, para que, una vez redimidos por la pasión de tu Hijo, se llenen ahora de alegría por su resurrección. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

Published in: on 5 mayo, 2016 at 15:39  Comments (1)  

LECTURAS DEL JUEVES VI DE PASCUA 5 DE MAYO (BLANCO)


‘Dentro de poco tiempo ya no me verán y dentro de otro poco me volverán a ver’.

 

 

clip_image002

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN HILARIO DE ARLÉS OBISPO

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 67, 8-9. 20

 

Cuando saliste, Señor, al frente de tu pueblo y le abriste camino a través del desierto, la tierra se estremeció y hasta los cielos se fundieron. Aleluya.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Señor Dios, que hiciste a tu pueblo partícipe de tu redención, concédenos vivir perpetuamente llenos de gozo por la resurrección del Señor. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Pablo se estableció en la casa de Aquila, trabajaba y predicaba en la sinagoga.

 

clip_image003

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 18, 1-8

 

En aquellos días, Pablo salió de Atenas y se fue a Corinto. Allí encontró a un judío, llamado Aquila, natural del Ponto, que acababa de llegar de Italia con su mujer, Priscila, en acatamiento a las órdenes de Claudio, que expulsó de Roma a todos los judíos. Pablo se acercó a ellos, y como eran del mismo oficio, se quedó a vivir y a trabajar con ellos. Su oficio era fabricar tiendas de campaña. Cada sábado Pablo discutía en la sinagoga y trataba de convencer a judíos y griegos.

 

Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se dedicó por completo a la predicación y afirmó delante de los judíos que Jesús era el Mesías. Como éstos lo contradecían y lo insultaban, se rasgó las vestiduras y dijo: "Que la sangre de ustedes caiga sobre su propia cabeza: yo soy inocente. De ahora en adelante, iré a hablar a los paganos".

 

Salió de allí y entró en la casa de Tito Justo, que adoraba a Dios, y cuya casa estaba al lado de la sinagoga.

 

Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor, junto con toda su familia. Asimismo, al oír a Pablo, muchos de los corintios creyeron y recibieron el bautismo.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 97

 

clip_image004

R/. El Señor nos ha demostrado su amor y su lealtad. Aleluya.

 

Cantemos al Señor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas. Su diestra y su santo brazo le han dado la victoria. R/.

 

El Señor ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las naciones su justicia. Una vez más ha demostrado Dios su amor y su lealtad hacia Israel. R/.

 

La tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios. Que todos los pueblos y naciones aclamen con júbilo al Señor. R/.

 

ACLAMACIÓN Cfr. Jn 14, 18

 

clip_image006

 

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

No los dejaré desamparados, dice el Señor; me voy, pero volveré a ustedes y entonces se alegrará su corazón. R/.

 

Su tristeza se transformará en alegría.

 

clip_image007

Del santo Evangelio según san Juan: 16, 16-20

 

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Dentro de poco tiempo ya no me verán; y dentro de otro poco me volverán a ver". Algunos de sus discípulos se preguntaban unos a otros: "¿Qué querrá decir con eso de que: ‘Dentro de poco tiempo ya no me verán, y dentro de otro poco me volverán a ver’, y con eso de que: ‘Me voy al Padre’?". Y se decían: "¿Qué significa ese ‘un poco’? No entendemos lo que quiere decir".

 

Jesús comprendió que querían preguntarle algo y les dijo: "Están confundidos porque les he dicho: ‘Dentro de poco tiempo ya no me verán y dentro de otro poco me volverán a ver’. Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Suba hasta ti, Señor, nuestra oración, acompañada por estas ofrendas, para que, purificados por tu bondad, nos dispongas para celebrar el sacramento de tu inmenso amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Prefacio I-V de Pascua.

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 28, 20

 

Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo, dice el Señor. Aleluya.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Dios todopoderoso y eterno, que, por la resurrección de Cristo, nos has hecho renacer a la vida eterna, multiplica en nosotros el efecto de este sacramento pascual, e infunde en nuestros corazones el vigor que comunica este alimento de salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 4 mayo, 2016 at 15:11  Comments (1)